Religión Digital

Emiliano Fittipaldi, en San Carlos Borromeo

"Algunos de sus colaboradores han encubierto delitos de este tipo"

clipping

Emiliano Fittipaldi: “Para Francisco, la lucha contra la pederastia no es una prioridad”

Admite que, desde hace 4 años, se han duplicado las denuncias de abusos, y pide más transparencia

Jesús Bastante, 16 de mayo de 2017 a las 20:23
Hoy, en 2017, la Iglesia protege y defiende la pederastia. En primer lugar, por una equivocada defensa de la imagen, y segundo, por el dinero
Emiliano Fittipaldi, en San Carlos Borromeo/>

Emiliano Fittipaldi, en San Carlos Borromeo

Fittipaldi presentó Lujuria/>

Fittipaldi presentó Lujuria

Fittipaldi publica 'Lujuria'/>

Fittipaldi publica "Lujuria"

Emiliano Fittipaldi, en San Carlos Borromeo/>

Emiliano Fittipaldi, en San Carlos Borromeo

  • Emiliano Fittipaldi, en San Carlos Borromeo
  • Fittipaldi presentó Lujuria
  • Fittipaldi publica 'Lujuria'
  • Emiliano Fittipaldi, en San Carlos Borromeo

(Jesús Bastante).- La impresión, después de escuchar a Emiliano Fittipaldi, es que el Vaticano no quiere hacer nada contra la lacra de los abusos sexuales. Que Francisco no ha arremetido contra los curas pederastas, que no ha creado una comisión antiabusos o ha elaborado nuevas normas contra los obispos encubridores. "Para Francisco, la lucha contra la pederastia no es una prioridad", sacude, rotundo, el autor de "Lujuria" (Foca), que esta tarde se ha presentado en San Carlos Borromeo.

Un libro que nace del resultado de su anterior investigación, "Avarizia", que llevó al periodista al banquillo de los acusados en el caso "Vatileaks II". "cuando estaba dentro del Vaticano, monseñores me seguían y me daban información" que fueron la base de estas páginas, que concluyen cómo "las claves de la revolución fallida de Francisco no están solo en el proceso económico, sino en el escándalo de la pederastia. Nada ha cambiado".

"Francisco ha dicho cosas importantes contra la pederastia, pero en la práctica no ha cambiado nada en el Vaticano", asegura Fittipaldi, quien denuncia cómo algunos de los principales colaboradores de Bergoglio (Pell, Errázuriz o Maradiaga, miembros del C-9) "han encubierto delitos de este tipo".

En su investigación, Fittipaldi analiza algunas de las denuncias que llegaron a la Congregación para la Doctrina de la Fe, y admite que "las denuncias se han duplicado durante el pontificado del Papa Francisco, en comparación con Benedicto XVI". Así, se han pasado de una media de 200 denuncia al año, a más de 400, para sumar más de 1.200 procesos durante la elaboración del libro.

"Que haya más denuncias puede ser algo positivo, porque supone que muchas más personas se atreven a hablar de lo que les ha pasado", apunta, aunque sostiene que "el fenómeno de la pedofilia sigue siendo un fenómeno muy fuerte, que nadie ha conseguido parar".

 

 

"Francisco prometió más transparencia, pero yo intenté acceder a los datos de Doctrina de la Fe, y ha sido imposible. No sabemos los nombres de los sacerdotes pedófilos, no conocemos el resultado de las investigaciones... La ONU, en 2014, pidió la información y no se le dio", apunta Fittipaldi, quien desliza la acusación, establecida por algunos, de que "muchos hijos de sacerdotes no han salido a la luz, porque el Vaticano paga a las madres su silencio, como hace 50 ó 60 años. No ha cambiado nada".

Fittipaldi no cree en los "pasos adelante" dados por Francisco. "En su vuelo de regreso de Fátima, el Papa ha dicho que no se ha avanzado por problemas burocráticos. Esto no es aceptable. Francisco lleva sólo cuatro años como Papa, pero los niños no pueden esperar tanto".

En la investigación, el periodista no entra en datos truculentos, sino que trata de analizar los datos y los documentos filtrados, para repetir que, en su opinión, "hoy, en 2017, la Iglesia protege y defiende la pederastia. En primer lugar, por una equivocada defensa de la imagen, y segundo, por el dinero". Para Fittipaldi, no se han dado más casos en Italia, España o Latinoamérica porque la institución no está dispuesta a pagar indemnizaciones, como se ha hecho en EE.UU., Australia o Irlanda.

"Igual que en 'Avarizia', el Papa quedaba como alguien que intentaba cambiar las cosas, en la cuestión de la pederastia, Francisco sí tiene una responsabilidad muy importante. Por nombrar a cardenales como Pell, Maradiaga o Errázuriz, que han encubierto a curas pedófilos, lo que no es aceptable, ni una buena señal que se da a las víctimas, a los fieles y al mundo".

"Tengo derecho a criticar a este Papa, que es amado por muchos, y que sí está haciendo cosas en el ámbito comunicativo. Desde un punto de vista práctico, está haciendo muy poco. Ahora mismo en la Curia romana no hay ninguna revolución", reivindica Fittipaldi.

 



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000