Religión Digital

Juan Luis y José Luis Ysern

Prólogo e introducción del libro 'Pastor amigo' sobre Juan Luis Ysern

clipping

Alejandro Goic: "Su labor pastoral es modelo para sacerdotes y obispos"

"Un hombre contemplativo y un fiel y profundo discípulo del Concilio Vaticano II"

Alejandro Goic, 10 de agosto de 2017 a las 08:53
En él no hay dicotomías. No separa fe y vida, iglesia y mundo, yo y tú, desarrollo social y acción pastoral
Juan Luis Ysern/>

Juan Luis Ysern

Juan Luis Ysern, en el centro/>

Juan Luis Ysern, en el centro

Obispo Ysern/>

Obispo Ysern

Juan Pablo II e Ysern/>

Juan Pablo II e Ysern

  • Juan Luis Ysern
  • Juan Luis Ysern, en el centro
  • Obispo Ysern
  • Juan Pablo II e Ysern

(Alejandro Goic, obispo).- En mis últimos años de servicio episcopal en la diócesis de Rancagua he tenido el privilegio de compartir de cerca con el obispo Juan Luis Ysern. Por una parte, viendo su enorme aporte en los procesos judiciales para discernir la validez del matrimonio de decenas de parejas; y también compartiendo semanalmente durante su estadía con nosotros. Ha sido sobre todo en estos momentos de amistosa convivencia que he profundizado el cariño a este hermano obispo y la admiración a su gigantesca labor como pastor.

Su coherencia y perseverancia han sido las principales herramientas para poner en marcha procesos de cambio cultural en la iglesia y, desde ella, en la sociedad donde quiere ser levadura.

Cuando me incorporé a la Conferencia Episcopal hacía ya 7 años que mons. Ysern era obispo e integraba su Comisión Pastoral. De bajo perfil, no destacaba mucho, aunque sus intervenciones eran siempre orientadoras, profundas e incisivas. Durante las asambleas plenarias seguía atentamente las exposiciones y se le veía concentrado en sus contenidos. Con tiempo incluso para escribir sus sabrosas "crónicas" en castellano antiguo.

Hasta nosotros llegaban los ecos de su gestión pastoral en la diócesis de Ancud donde aplicaba las orientaciones esenciales del Concilio Vaticano II enfatizando la centralidad en las personas, su protagonismo en la sociedad y en la Iglesia, y el respeto a sus identidades. En estos énfasis mostraba la presencia de Dios de quien somos imagen; y con ellos animaba a buscar caminos para ir siendo cada día más y mejores personas, en un contexto social que contribuyera a ese mismo fin.

En esta síntesis mons. Ysern revela el misericordioso Amor de Dios Padre, la presencia viva del Señor Jesús en nosotros y en los acontecimientos, y la activa acción del Espíritu de Dios en la conducción de la historia hasta el encuentro final definitivo.

Una labor pastoral tan extensa, variada y compleja como la realizada por él en su servicio episcopal y sacerdotal, es modelo para nosotros, sacerdotes y obispos, que buscamos ser fieles a lo que el Señor Jesús, a quien seguimos, espera de nosotros. Con esa disposición permanente a acoger al otro, a estar cerca de las personas sobre todo de los que más sufren, a apoyar todo lo que sirva al desarrollo integral que permita más bienestar a todos, el servicio pastoral se enriquece y se hace aporte valioso en la construcción del Reino.

Me halaga presentar esta biografía de mons. Juan Luis Ysern que, estoy seguro, incentivará a muchos sacerdotes y tal vez incluso obispos a buscar sus propios modos de seguir haciendo vida las orientaciones del Concilio Vaticano II y, ante todo, mostrando en nuestras propias vidas el anuncio del Evangelio de Jesús.

Introducción

(Roberto Urbina).- Tras una apariencia de persona tradicional, riguroso en los ritos religiosos y de tan bajo perfil que podría pasar desapercibido, se esconde un fiel y profundo discípulo del Concilio Vaticano II con sus grandes reformas a la Iglesia y, sobre todo, con una concepción de Ella, de su misión y de su relación con la sociedad que rompe con la tradición eclesial que Juan Luis recibió en su infancia.

Se trata de un hombre esencialmente contemplativo. Con la mirada puesta en Dios mismo, en su realidad de comunión: Padre, creador; Hijo, Salvador; y Espíritu Santo, animador, que impulsa la vida hasta la Parusía, el reencuentro con el Dios creador. Desde esta mirada Juan Luis considera que todo, todo el universo, todas las formas de vida, están en proceso hacia Dios, su creador. La vida humana, entera, también. La presencia del pecado hace necesario actuar persistentemente para mantener la orientación de todo hacia su finalidad propia, en Dios.

Es por esto que en Juan Luis hay síntesis. No hay dicotomías. No separa fe y vida, iglesia y mundo, yo y tú, desarrollo social y acción pastoral. Concibe todo integrado en la única línea vital que impulsa a la creación hacia su ‘punto omega'. Y en esto ha sido consecuente, sin transar, hasta las últimas consecuencias.

No ha sido fácil entenderlo. Muchos no lo lograron. Nuestra formación racional que tiende a clasificar más que a unir, impide comprender, pero más aún: impide hacer vida esa comprensión integral, coherente, de la vida. En la que todo adquiere sentido y tiene su fundamento en el Evangelio como expresión, Palabra de Dios, que nos indica la manera cómo llevar la historia hacia Él.

Para Juan Luis no hay diferencias entre su actuación en defensa del bosque nativo de Chiloé y administrar el Sacramento de la Confirmación en la capilla de Chuit, en las islas Desertores; o entre su catequesis al visitar la comunidad de Vilupulli y el esfuerzo por mantener la red de radios "Estrella del Mar"; o entre sus preocupaciones y esfuerzos por defender la identidad cultural en Chiloé y su misión pastoral propia de obispo. Todo es parte de la misma acción emanada de su compromiso con el Evangelio y su adhesión vital, íntima, a Dios en la Persona de Jesús.

Quien vive su fe sólo a través de sus expresiones religiosas, no logra comprender que las actuaciones en su trabajo diario; en su relación con amigos, organizaciones o familia; en sus diversiones, todas ellas son también ámbitos donde se vive la fe. Mantener esa coherencia no es fácil para muchos de nosotros. Juan Luis la vive con una naturalidad admirable y envidiable. Tanta que no le resulta fácil entender que los demás no tengamos la misma compresión.

Esto, también, complica para escribir su biografía donde habrá que desplegar temas y ámbitos distintos que muchas veces fueron vividos por él de manera simultánea o integrada.

Para adquirir el libro, pinche aquí



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000