• Director: José Manuel Vidal
Libros
Volver a casa con Jesús Nueva Utopía
Aseguro que el libro merece la pena. Es poesía, evangelio y salud. Es medicina administrada con manos enternecedoras, cálidas y bríos esperanzadores y granados, de madre, esposa y abuela

(A. Aradillas).- "Cuando más profundo desciendo en mí mismo, más encuentro a Dios en el corazón de mi ser". La frase es de Theilard de Chardin, teólogo y profeta de los tiempos modernos, es decir, de todos los tiempos, y le sirve de atrio a las 212 páginas del libro cuya autora es María Isabel Serrano González, editado recientemente por "Nueva Utopía" .

Es de provecho espiritual y literario señalar que la autora "es doctora por la Universidad Complutense de Madrid, especialista en Medicina Interna y Medicina Familiar y Comunidad, a la vez que Presidenta de la Asociación de Educación para la salud ". Ilustra mucho en la lectura del libro comprobar su pasión por santa Teresa de Jesús, sobre la que ha escrito diversos tratados. En proporción similar orientará el interés acentuado por coronar los 12 capítulos de "Volver a Casa con Jesús - el corazón latiendo de semillas", la dedicatoria que del texto redacta su autora con estas cálidas palabras: "A todas las personas que con su testimonio o con su palabra me han acercado a Jesús y al evangelio , al bien, a la bondad y a la belleza, y a mi marido Juan Manuel, a mis hijas Tania, Cristina y Carlos y a mis queridos nietos Rubén e Irene"..

De verdad que se trata de un bello libro. Bellísimo, Espiritual, esto es, humano y "divino" a la vez.. Tierno. Enternecedor. .Matriarcal. Es copia, a veces, literal, del santo evangelio. Con páginas pletóricas de poesía, tal y como manda el corazón en infinidad de ocasiones, y al margen, o sobre, los cánones. Es reedición del "Cantar de los Cantares". Es palabra-palabra. Esto es, palabra de Dios., de familia, de Iglesia -Iglesia y, por supuesto, de palabra de honor. La poesía, en prosa o en verso, está sempiternamente redactada y recogida con los honores sagrados de la fe, de la esperanza y del amor. . "Palabra sin horizontes, contenida está en un silbo; sonoro, con destello, una luz, un resplandor: alumbra el alma del día; que se desborda de amor, silencio y silenciosa; el amor hecho de espigas, que se vuelve comunión; palabra que me descalza, palabra regalada más luminosa que la misma luz y más silenciosa que el silencio mismo".

Cualidades y sonidos de la palabra como las aquí sugeridas por la abuela doctora en medicina del cuerpo y del alma, reclamarían ser escritas y descritas con algunas de las letras mayúsculas de las que hiciera uso Juan el Evangelista al adoctrinarnos acerca de Jesús, el Verbo de Dios.

Solo con que se refieran los títulos de los capítulos del libro "Volver a Casa con Jesús", está garantizada su lectura: Dejando de ser para llegar a ser, Jesús ante el dolor y ante la enfermedad, El poder del miedo: no temas, la mujer a la que quiso conocer Jesús, palabras y manos llenas de luz, mirar sin manchar la vida, la fe como provocación, levántate a beber la luz del alba, la amistad de Jesús, acoger es orar, "Volver a Casa con Jesús" habitando la casa del mundo, otra mujer que da la vida en el camino, y vió Dios que el mundo era bueno: su reino es un abrazo. Han tirado la cruz, la media luna y la estrella, bosques de hombres llorando, que avanza como trigo emocionado."

Aseguro que el libro merece la pena. Es poesía, evangelio y salud. Es medicina administrada con manos enternecedoras, cálidas y bríos esperanzadores y granados, de madre, esposa y abuela. Ya lo comentarán y transmitirán sus impresiones los lectores, al igual que las lectoras. Si bien estas, con un poco más -bastante más-, de emoción. Y es que "el camino hacia Dios / siempre tiene cuerpo de mujer". corazón de cielo/ y corazón de tierra." ¡Enhorabuena!