• Director: José Manuel Vidal
Libros
El arte de acompañar PPC
El acompañamiento, aunque es tarea connatural al ser humano, también es un arte -"saber hacer y practicar"-, si se quiere ejercer con eficacia

(A. Aradillas).- La colección "Educar- Práctico" de la editorial PPC, acaba de facilitarles a sus muchos lectores el nuevo título de "El arte de acompañar", cuyo autor es Xosé Manuel Domínguez Prieto, "casado y padre de dos hijos, doctor en Filosofía, Director del "Instituto da Familia y del COF Edith Stein", que imparte cursos universitarios y conferencias en España, México, Colombia etc.", tal y como se refiere en la breve biografía de la contraportada del libro, con sus 198 páginas.

Por su actualidad, presentación, descripción y proyección de futuro, el tema del libro acaricia la orla de un acontecimiento bibliográfico en materia de tanta importancia, con vistas a la formación-educación integral de la persona y de los colectivos, con pormenorizada mención apuntada expresamente en el mismo "la tarea de madres, padres, profesores, tutores, amigos, médicos, psicólogos psiquiatras, trabajadores y educadores sociales, directores espirituales, sacerdotes, "coach", mentores, por oficio, ministerio o vocación , acompañantes de personas...". Queda bien claro que el acompañamiento, aunque es tarea connatural al ser humano, también es un arte -"saber hacer y practicar"-, si se quiere ejercer con eficacia, no bastando la buena voluntad, tal y como aconteciera hasta ahora.

Es indefinido el número de personas que demandan hoy ser y estar acompañadas. Son muchos, los solos. Y las solas. Y más aún, si a unos y a otras los siguen definiendo situaciones y estatus sociales, familiares y aún religiosos, que por definición entrañarían no vivir ni sentirse solos/as, sino en comunidad, es decir, acompañados/as.

"Acompañar" integra en su `propia semántica compartir el pan -"panis"- , con remembranzas del encuentro, del caminar juntos, preguntar y saber escuchar, pedir y dar ayuda, aceptación de cómo se es, convicción de que todos necesitamos, o necesitaremos, ser y estar "con", "desde" y "para" los otros, dado que los caminos de la vida, por vida, sin compañía, carecen de sentido y no llevan a ninguna parte. "Pan"tiene además nombre del dios griego de los pastores.

Al apartado de "el arte de escuchar -"solo se comunican quienes saben escuchar"- le dedica el autor consideraciones muy oportunas y estimadas, indispensables hoy en el marco de la radical soledad que, pese a ciertas apariencias y tecnicismos puedan dar la impresión falaz de que estemos permanentemente hablando, y siendo escuchados, como jamás lo hubiéramos estado antes.

Con el honesto fin de no equivocarnos a nosotros mismos, y de no contribuir a equivocar a los otros, es de obligada lectura cuanto se relaciona con la empatía, definida certeramente por el autor como "capacidad de ponerse en el punto de vista del otro, de captar su emoción y su perspectiva, lo que implica hacerle ver que lo comprendemos para que se sienta entendido y se pueda entender".

La lectura de "El arte de acompañar" nos hará ser, y ejercer, de personas y, en general, de ciudadanos y de cristianos. Acompañar hace, y nos hace, este "milagro". El profesor Domínguez Prieto señala y facilita en su libro diversos e interesantes caminos. Y es que "la vida no debe ser vivida "contra" alguien, sino "para" alguien y para algo".

Para saber más, pincha aquí: