Religión Digital

El cardenal Raymond Burke, en una misa

RD

El purpurado invitó a asesor antisemita de Trump a una conferencia en el Vaticano

clipping

El cardenal Burke, ¿el Donald Trump de la Iglesia católica?

Steve Bannon llama a una "Cruzada" para defender a Occidente del secularismo e islamismo

Cameron Doody, 03 de enero de 2017 a las 19:50
No quiero que mis hijas vayan a una escuela con judíos. No me gustan los judíos ni la forma en la que crían a sus mocosos hijos
El cardenal Burke/>

El cardenal Burke

Burke cola/>

Burke cola

Cardenal Burke/>

Cardenal Burke

  • El cardenal Burke
  • Burke cola
  • Cardenal Burke

(Cameron Doody).- El día de Navidad Leonardo Boff bromeó con que el cardenal Raymond Burke "es el Donald Trump de la Iglesia católica", si bien "ya ha sido neutralizado". "En la Curia", añadió. El matiz es importante, porque lejos de haber sido neutralizado en la política interna y externa de la Iglesia, el purpurado extremista ha emergido como el líder de lo que el New York Times ha calificado como la "Iglesia militante".

Con esta etiqueta se refieren en el periódico a una agrupación de los elementos más reaccionarios del catolicismo. Utilizan todas las armas retóricas a su alcance -incluyendo la desinformación, la misoginia, el racismo o el miedo- para defender a Occidente de lo que califican como una "crisis" de civilización. Ésta habría sido provocada por una mezcla del secularismo rampante, las políticas económicas que sirven solo a las élites y el auge del islamismo radical. Algo parecido a lo que pretende Trump en su intento de "hacer grande de nuevo a América".

El por qué de la comparación del teólogo Boff de Burke con Trump fue que el purpurado, al igual que el magnate, parece aspirar a nada menos que a un poder absoluto. En su caso con su pretensión de "corregir" al Papa Francisco respecto a las "dubia" suscitadas por Amoris laetitia. Pero esto no acaba ni con las similitudes, ni con las conexiones, entre el purpurado y el presidente electo. De acuerdo con lo que BuzzFeed News descubrió en noviembre, Burke sería el nexo directo entre el republicano y algunos de los grupos más extremistas de la Iglesia, específicamente en sus relaciones con el flamante consejero presidencial, Steve Bannon.

En el verano de 2014, Bannon intervino en una conferencia organizada en el Vaticano por el Instituto "Dignitatis Humanae", presenciada por el cardenal Burke en su función de presidente del consejo asesor del mismo.

En su discurso, Bannon reavivó algunos de las fantasmas más ominosos de toda la historia de Occidente, como la Batalla de Tours en 732, el Sitio de Viena en 1529, o el asesinato del archiduque Franz Ferdinand en 1914, que dio lugar a la Primera Guerra Mundial.

Y todo esto para sustanciar su llamada a una nueva Cruzada por parte de la "Iglesia militante" contra las fuerzas oscuras que amenazan al mundo de hoy:

... Estamos en los principios de un conflicto brutal y sangriento, el cual -si la gente en esta sala, la gente de la Iglesia, no se une para formar lo que pienso es un aspecto de la Iglesia militante, no se mantiene firmes en la nueva barbarie que acaba de empezar- erradicará completamente todo lo que hemos heredado de los últimos 2.000, 2.500 años.

Estos peligros al mundo civilizado, para Bannon, son dos. Primero, el avance implacable de un agresivo secularismo que ha socavado las raíces "judeo-cristianas" de nuestra sociedad. Segundo, el auge de un "conservadurismo libertario" que ha reemplazado el "capitalismo ilustrado" que tanta riqueza generó en Occidente.

Estos dos factores juntos han dado pie, según Bannon, al fenómeno de ISIS, contra el cual esa "Iglesia militante" tiene que enfrentarse, incluso alineándose con los movimientos populistas que también han surgido en Europa y en EEUU en respuesta a las políticas de las élites seculares y libertarias:

... Yo pediría a todos este público, porque son los motores, promotores de opinión y líderes de pensamiento en la Iglesia católica de hoy, que consideraran... de aquí a 500 años, ¿qué dirán de mí? ¿Qué dirán de lo que hice a principios de esta crisis?

Las armas que ha tomado Bannon frente a esta "crisis" de la civilización son la desinformación, la misoginia, el racismo o el miedo hacia el otro. Tal y como recordó La Vanguardia en noviembre -cuando se supo su fichaje en el gabinete de Trump- con una lista de algunas de las frases y titulares más polémicos que Bannon realizó durante su etapa al frente del portal de noticias ultraderechista Breitbart News:

El miedo es una buena cosa. El miedo lleva a tomar medidas.

Soy un leninista. Lenin quería destruir el estado y ese es mi objetivo también. Quiero llevar todo a derrumbarse y destruir todo lo establecido hoy.

Lo que tenemos que hacer es darle una bofetada al Partido Republicano.

No quiero que mis hijas vayan a una escuela con judíos. No me gustan los judíos ni la forma en la que crían a sus mocosos hijos.

¿Preferirías que tu hijo tuviese feminismo o cáncer?

Abolir la esclavitud fue una mala idea.

La solución contra el acoso en Internet es sencilla: las mujeres deberían desconectarse.

Ninguna de las personas involucradas en la estafa del calentamiento global merecen la más mínima pizca de respeto. Son pura escoria.

Las mujeres no consiguen trabajos tecnológicos porque no hacen bien las entrevistas.

Todos los jóvenes musulmanes de Occidente son una bomba de relojería, cada vez simpatizan más con los radicales y terroristas.

La píldora anticonceptiva hace que las mujeres dejen de ser atractivas y se vuelvan locas.

El "bautismo" de Bannon por el cardenal Burke hace pensar que la "Iglesia militante" que el asesor de Trump convoca para defender a Occidente ha dejado ya sus armas tradicionales de misas y rosarios. Habrá pasado a un ataque frontal a los valores más queridos de la sociedad moderna -los del respeto, igualdad y tolerancia- y todo esto en clave militarista y triunfalista.

Ni siquiera la propia Iglesia habla ya del concepto de la "Iglesia militante", habiéndolo reemplazado San Juan Pablo II en el Catecismo de 1992 con el concepto de "peregrinos en la tierra". Pero eso da igual, como nos recordaría Leonardo Boff.

"Esta gente realmente cree que depende de ellos corregir al Papa", dijo el teólogo en su entrevista del día de Navidad. "Como si estuvieran por encima del Papa". Ahora se podría añadir, a la luz del ejemplo de Bannon y Burke: como si estuvieran por encima de las autoridades temporales también. Incluso por encima de la sabiduría colectiva del Occidente secular.



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000