• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Silueta de la catedral de Colonia Agencias
De estos 26 mil millones que tiene la Iglesia, Handelsblatt estima que 15 mil millones están dedicados actualmente a inversiones financieras, 20 mil millones a inversiones inmobiliarias y 5 mil millones a pensiones para clérigos

(Cameron Doody).- La Iglesia católica alemana recaudó en impuestos en 2016 un total de 6 mil millones de euros, un nuevo récord. Es la principal conclusión a la que ha llegado una investigación del periódico Handelsblatt, que también ha revelado que la Iglesia ha beneficiado de este boom económico a pesar de que más de dos millones de alemanes se han borrado de la institución desde 2000, al ritmo de 162.093 solo en 2016.

El periódico de Düsseldorf descubrió que las 27 diócesis del país germano manejan una fortuna de al menos 26 mil millones de euros, gracias a dos principales fuentes de ingresos: 1), el gravamen de 8 o 9% (dependiendo del Estado) que se aplica a los salarios de todos los bautizados, vayan a misa o no (y a no ser que se borren de los registros oficiales); y 2), las subvenciones estatales y descuentos fiscales que se dan en Alemania sobre todo a las Iglesias católica y protestante.

De estos 26 mil millones, Handelsblatt estima que 15 mil millones pueden estar dedicados actualmente a inversiones financieras, 20 mil millones a inversiones inmobiliarias y 5 mil millones a pensiones para dignatarios eclesiásticos de alto rango. No se sabe a ciencia cierta en qué consisten las partidas dado que un puñado de diócesis no publican sus balances financieros o solo publican cifras selectivas, si bien la Conferencia Episcopal alemana ha prometido que esta falta de transparencia se remediará en este año 2018.

Las conclusiones de Handelsblatt sobre la enorme riqueza de las diócesis alemanas llegan en medio de una gran polémica en el país sobre la que se percibe como una falta de compromiso de la Iglesia con sus obras sociales. La Iglesia es la segunda institución de Alemania que más personas emplea, por detrás del gobierno, y ha recibido críticas sobre todo por su gestión de los hospitales de los que es responsable, que ha llegado incluso a provocar una huelga en una clínica en el estado de Saarland.

La diócesis de Tréveris, que es la que administra el hospital, es una de las diócesis más ricas de Alemania, con activos de más de mil millones de euros. Frente a los reproches de sus trabajadores, sin embargo, se ha lavado las manos de su responsabilidad en el centro, afirmando que la carencia de enfermeros que se sufre en todo el país "no es específicamente un problema que concierne a la Iglesia", sino competencia del Gobierno.