• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Católicos congoleños
Entre las personas arrestadas tras las manifestaciones hay seis sacerdotes más un seminarista

La Nunciatura Apostólica en la República Democrática del Congo ha publicado un primer informe, todavía provisional, de la violencia sufrida por la Iglesia tras la brutal represión de la marcha del 31 de diciembre, promovida por el Comité Laic de Coordination (CLC, organización de laicos católicos) para pedir al Presidente Joseph Kabila una declaración con la que se compromete a no presentarse para su propia sucesión en conformidad con la Constitución y el cumplimiento de los acuerdos de San Silvestre del 31 de diciembre de 2016.

Según la nota, 134 parroquias están rodeadas y aisladas por la policía; hay dos parroquias donde se ha impedido el acceso a los fieles y la celebración de la misa dominical; cinco parroquias donde la misa fue interrumpida por las fuerzas de seguridad; 18 las que vieron su recinto interior invadido por soldados y policías; y otras 10 parroquias que fueron alcanzadas por el lanzamiento de gases lacrimógenos en su patio interior.

Las personas asesinadas por las balas comprobadas hasta ahora son cinco, de las cuales una en la iglesia de Saint Dominique, dos en la parroquia de Sainte Famille y otras dos en la de Saint Alponse. Entre las personas arrestadas hay seis sacerdotes más un seminarista.

La nota especifica que los datos provienen de fuentes eclesiásticas seguras actualizadas a fecha del 3 de enero y aún son provisionales.

Cardenal Monsengwo recuerda al presidente Kabila: "Lo pactado obliga"

"Las víctimas del 31 de diciembre han muerto recordándonos que pacta sunt servanda ['lo pactado obliga']", ha dicho el cardenal Laurent Monsengwo Pasinya, arzobispo de Kinshasa, durante una misa celebrada en la Catedral de Notre Dame du Congo ayer, 4 de enero. En este día, en el que la República Democrática del Congo conmemora a los mártires de la independencia, la archidiócesis de Kinshasa ha celebrado a los sacerdotes ordenados el 4 de enero de 1993.

Por lo tanto, ha sido una celebración en la que las felicitaciones por el aniversario del sacerdocio se han unido al pésame por las víctimas de la brutal represión de la marcha del 31 de diciembre.

Cuando el cardenal Monsengwo recuerda que los pactos son honrados si se respetan, se refiere al hecho de que los acuerdos de San Silvestre no se respetaron porque no solo las elecciones presidenciales no se llevaron a cabo en 2017, sino que los presos políticos siguen encarcelados y los medios de comunicación de la oposición prohibidos.

Varias figuras políticas entre ellas Felix Tshisekedi, Vital Kamerhe y Martin Fayulu, todos adversarios del Presidente Joseph Kabila, habían sido invitados a la celebración eucarística.

El 4 de enero de 1959, los congoleños desafiaron a los colonizadores belgas para exigir su libertad. Pagaron con su sangre, desencadenando la marcha hacia la independencia del 30 de junio de 1960.

La conmemoración de estos mártires ha sido una oportunidad para que la Iglesia de Kinshasa recuerde a los mártires, especialmente a los fieles católicos que han perdido la vida este 31 de diciembre de 2017.

Por estos últimos, se ha observado un minuto de silencio durante la misa. Por lo tanto, esta misa ha sido "una re-conmemoración de la felicidad eterna de nuestros compatriotas que sacrificaron sus vidas por su país, al precio de su sangre. Pensando también en las muertes del pasado 31 de diciembre", ha concluido el cardenal Monsengwo.

(RD/Fides)