• Director: José Manuel Vidal
Mundo
El cardenal Luis Antonio Tagle, presidente de Cáritas Internationalis Agencias

(Cameron Doody).- Los pobres "son traicionados por personas e instituciones". El cardenal Luis Antonio Tagle ha denunciado la "frustración" de los marginados de nuestras sociedades "que sueñan y trabajan duro con poco resultado". Una situación, ha dicho, que clama por que los más acomodados acometan una conversión de su "orgullo".

Durante una visita en EEUU, Tagle ha concedido una entrevista al CNS en la que ha lamentado la "cruda pobreza" que padecen demasiadas personas en el mundo.

Pero aún así, en este estado de miseria, los pobres no pierden su dignidad inherente como personas, ha recordado el presidente de Cáritas Internationalis. "Lo que les queda es su humanidad", sostiene, y la esperanza en la que se apoyan "nos recuerdan a todos que ser humano es nuestra verdadera y única riqueza".

¿En qué consiste esta esperanza de los marginados? Pues según el arzobispo de Manila, en confiar no en nuestros propios logros ni en la riqueza material, sino solo en el don de la vida, y en Dios como su única fuente. "Éste es el secreto de la esperanza imperecedera y persistente" de los pobres, apunta Tagle, "que deberían descubrir aquellos los que a pesar de disfrutar de una vida cómoda se quejan constantemente".

"De los muchos retos a la esperanza", ha continuado Tagle, "considero que el orgullo es el más peligroso", ya que "el orgullo debilita a la fe que garantiza la esperanza". "El orgullo me hace pensar que lo puedo hacer mejor que Dios" y "me hace poner mi esperanza en mí mismo", ha añadido el cardenal: resultado de lo cual es que "el orgullo me convierte en un seudo-salvador".

Pero, ¿qué es entonces lo que da esperanza al cardenal Tagle? Nada más y nada menos que "la fe que me asegura que la creación y la historia están en manos de Dios y que estas manos transforman muerte en vida, odio en perdón y oscuridad en luz". O lo que es lo mismo, "la fe que me hace ver cómo la gente cooperan con la acción de Dios en el mundo a través del amor sincero".