• Director: José Manuel Vidal
Mundo
El arzobispo mayor de la Iglesia siro-malabar, el cardenal George Alencherry Agencias
Alencherry pidió un préstamo bancario en 2015 para comprar un terreno en la ciudad de Kochi pero, para hacerle frente al servicio de la deuda, acabó vendiendo otras propiedades de la Iglesia

(Cameron Doody).- El cardenal George Alencherry, arzobispo mayor de la Iglesia siro-malabar, ha perdido el control financiero de la archidiócesis de la que está al cargo tras verse implicado en un escándalo de operaciones sospechosas de compraventa de tierras. Así lo ha comunicado la archidiócesis de Ernakulam-Angamaly en una carta circular leída a los fieles este fin de semana.

A partir de ahora, la administración financiera de dicha archidiócesis del estado indio de Kerala pasará a ser responsabilidad de uno de los obispos auxiliares de Alencherry, Sebastian Adayanthrath, informa el Times of India. Así, el purpurado tendrá más tiempo para centrarse en cuestiones litúrgicas, tal y como precisa el último comunicado de la Iglesia local.

La decisión ha sido tomada por el propio Alencherry, monseñor Adayanthrath y el otro obispo auxiliar, Jose Puthenveettil, después de que el consejo presbiteral de la archidiócesis se quejara a Roma de que el cardenal había ocasionado la pérdida a las arcas eclesiales de un montante de 13 millones de dólares.

Los otros dos sacerdotes responsables de lo que la Iglesia califica como la "crisis financiera" en la que se ha visto sumergida, Joshy Puthuva y Sebastian Vadakkumpadan, también ha sido relevados de sus cargos en la administración económica de la archidiócesis de Ernakulam-Angamaly. La circular precisa que Puthuva será asignado a una parroquia, mientras que Vadakkumpadan se quedará por el momento sin cargo alguno.

La circular leída en parroquias de la archidiócesis este fin de semana vuelve a ser muy crítica con la gestión financiera del cardenal Alencherry, que cabe recordar pidió un préstamo bancario en 2015 para comprar un terreno en la ciudad de Kochi pero que, para hacerle frente al servicio de la deuda, acabó vendiendo otras propiedades de la Iglesia.

Alencherry ocupa desde 2011 la eparquía de Ernakulam-Angamaly, sede del arzobispo mayor de la Iglesia siro-malabar: la segunda Iglesia oriental de la Iglesia católica que cuenta con casi cuatro millones de integrantes en todo el mundo.