• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Las parejas protestantes de católicos alemanes podrán recibir la Eucaristía
El hambre espiritual para recibir la comunión juntos en los matrimonios entre cristianos de distinta denominación puede ser tan fuerte que amenaza al matrimonio y a la fe

(Cameron Doody).- En Alemania, las parejas protestantes de fieles católicos podrán comulgar "en casos individuales" y "bajo ciertas condiciones". Así lo han decidido los obispos del país reunidos en su asamblea primaveral, quienes han votado de forma "abrumadora", tras un "debate intenso", para que se elaboren una serie de pautas pastorales que respondan a la "angustia espiritual seria", que sufren las personas de matrimonios mixtos.

Según informa katholisch.de, la web oficial de la Iglesia germana, esta nueva propuesta de intercomunión entre católicos y protestantes responde al hecho de que "el hambre espiritual para recibir la comunión juntos en los matrimonios entre cristianos de distinta denominación puede ser tan fuerte que amenaza al matrimonio y a la fe".

Par estos matrimonios, que "quieren vivir su matrimonio a conciencia" como pareja cristiana, los obispos alemanes proponen un proceso de "atento discernimiento espiritual", que consistiría en "un examen maduro" de la conciencia "en conversación con su sacerdote u otra persona encargada de la pastoral", y que les llevaría a "afirmar la fe de la Iglesia católica y a concluir que existe 'una grave necesidad espiritual' que los lleve a cumplir el deseo de recibir la Eucaristía y se acerquen a la mesa del Señor y reciban la comunión".

Según precisa asimismo el anuncio oficial de la nueva orientación de la Iglesia alemana, la "guía orientativa" para la intercomunión que se espera que esté lista en cuestión de semanas va dirigida a trabajadores pastorales en circunstancias particulares, para ayudarles a "considerar la situación concreta y llegar a una decisión responsable sobre la posibilidad de que la pareja no católica reciba la comunión".

El cardenal Reinhard Marx, presidente de los obispos alemanes, además aclaró que como se trata de un documento pastoral la propuesta no precisa de la aprobación del Vaticano, y asimismo que dependerá de cada obispo la forma exacta en la que se aplica en cada diócesis.

Aunque los obispos germanos quieren seguir con esta cuestión de forma prioritaria, prosiguió Marx, lo cierto es que "no queremos cambiar ninguna doctrina", ni tampoco imponer la conversión como condición previa para que los protestantes comulguen.

La Iglesia evangélica alemana (EKD) ya ha reaccionado con alegría a la decisión tomada por los obispos católicos del país, calificándola como "un paso importante en el camino del ecumenismo".

"Para la gente que comparte no solo su fe sino su vida uno con otro, esto es un verdadero alivio", respondió el presidente del consejo de la EKD, Heinrich Bedford-Strohm. "La decisión [de los obispos alemanes] resalta que la necesidad de matrimonios mixtos de estar juntos a la mesa del Señor la oye y comprende la Conferencia episcopal", añadió.