• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Marie Collins, defensora de las víctimas de los abusos de sacerdotes pelerin.com

(Cameron Doody).- La defensora feroz de las víctimas de abusos sexuales por parte del clero, Marie Collins, sigue siendo escéptica sobre la capacidad de la Curia romana para afrontar el escándalo de la pederastia, un año después de que diera portazo a la Comisión vaticana para la Protección de Menores. Sí confía, no obstante -como admite en esta entrevista con RD- en el enviado papal a Chile, monseñor Charles Scicluna, quien cree que "llevará a cabo una investigación exhaustiva" de todo lo relacionado con el "caso Barros".

Hace casi un año desde que usted dimitió de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores. ¿Sigue creyendo que esta decisión suya fue la correcta?

No me arrepiento de haber dimitido de la Comisión. Lo hice debido a la resistencia al cambio de algunas secciones de la Curia vaticana que condujo a una falta de progreso por parte de la Comisión.

No he visto ninguna iniciativa concreta respecto a la protección de la infancia presentada por la Comisión en este año desde que me fui que indique que algo ha cambiado.

En este año, ¿se ha mantenido activa como defensora de las víctimas del abuso sexual del clero?

He tenido algunos problemas de salud en el pasado reciente, pero ya estoy completamente recuperada y, por supuesto, continúo siendo tan activa como sea posible.

¿Qué opina de la gestión del Papa Francisco del caso Karadima-Barros en Chile?

El Papa no ha gestionado bien el caso del obispo Barros. Creo que no debería haber ignorado todas las llamadas de personas, sacerdotes y sobrevivientes en Chile pidiéndole que no nombrara a Juan Barros a la diócesis de Osorno.

Que el Papa ignorara la carta que transmití de Juan Carlos Cruz es difícil de entender, ya que me ha dicho lo mucho que comprende el dolor de las víctimas. ¿Cómo podría alguien leer esa carta y no asegurarse de que el remitente recibiera una respuesta? Puede que el asesoramiento que recibe de la Iglesia en Chile le haya convencido que todas estas personas son solo agitadores o "calumniadores", como él los ha llamado, pero si ese es el caso, es una situación triste.

El cardenal O'Malley se distanció de las palabras pronunciadas por Francisco en Chile que acusaban a las víctimas de Karadima de "calumnias" contra el obispo Barros. ¿Interpretó usted este distanciamiento como una "reprimenda" al Papa?

La declaración del cardenal Sean O'Malley después de las duras palabras del Papa sobre las víctimas chilenas fue muy bienvenida, ya que señaló cómo de dañinas fueron esas declaraciones, no solo para las personas involucradas sino para las víctimas que puedan dudar si denunciar su abuso por miedo a que no sean creídos.

¿Que el Papa envíe a Scicluna a Osorno para investigar es un caso de "demasiado poco, demasiado tarde"? ¿Confía usted en que el arzobispo de Malta llegue al fondo de las acusaciones?

Creo que el arzobispo Scicluna llevará a cabo una investigación exhaustiva, pero debería haberse hecho mucho antes.

¿"Compra" usted la defensa ofrecida por los comentaristas que argumentan que, en el abuso sexual como en cualquier otro asunto, el Papa es solo humano y puede cometer errores?

El mismo Papa ha admitido que puede cometer errores, pero eso no lo exime del deber de rectificar ese error tan pronto como sea aparente.

¿Qué opinas de la revelación del Papa de que se reúne regularmente con víctimas de abuso?

No sabemos si todas o algunas de estas reuniones son con víctimas de abusos clericales. ¿Se está reuniendo con víctimas de abuso clerical que lo desafían por la forma en que la Iglesia ha gestionado los abusos y que pueden ayudarlo a comprender qué cambios son necesarios?

Por mucho que ayude a las víctimas, si las reuniones son puramente pastorales no valen mucho en el contexto global de la Iglesia y los abusos, y si ignora también a víctimas como Juan Carlos Cruz de Chile.