• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Francesco Patton, anunciando el cierre del Santo Sepulcro Agencias
La propuesta de ley es discriminatoria, ya que tiene la intención de regular el derecho de propiedad, el alquiler y las transacciones sólo de los terrenos de las Iglesias

(J. B./Vatican News).- "No puede cerrarse hasta el infinito, pero creo que una molestia como ésta puede contribuir a hacer reflexionar". El padre Francesco Patton, Custodio de Tierra Santa, mantiene cerrado, por tercer día consecutivo, el Santo Sepulcro de Jerusalén, en protesta contra la medida de la municipalidad israelí de cobrar impuestos a los establecimientos cristianos.

Se trata, apunta el franciscano en una entrevista con Vatican News, de una iniciativa que busca imponer una tasa en los edificios eclesiásticos, lo cual limitará los derechos de propiedad de iglesias y templos cristianos en la Ciudad Santa. Junto a ello, explica, se encuentra una cuestión de legitimidades: aceptar un impuesto sería reconocer que el status quo se ha modificado.

"No tenemos ninguna intención de pelear con el Estado de Israel, tenemos óptimas relaciones y en todas las ocasiones tratamos de cooperar", señala Patton, quien no obstante aclara que "se han dado algunas acciones que perjudican nuestros derechos".

 


"Si hay posibilidad de reunirnos alrededor de una mesa y discutir seriamente, estaremos muy contentos de poder hacerlo juntos. No como comunidades individuales, sino como comunidades cristianas involucradas", subraya el custodio, quien habla también en nombre de las iglesias ortodoxa y armenia.

"El Santo Sepulcro es el santuario más importante de la Cristiandad", argumenta el religiosos, quien señala que "hay dos problemas que resolver". De un lado, "la cuestión del pago de impuestos a las Iglesias, con valor retroactivo, una solicitud que no tiene en cuenta el hecho de que nosotros no trabajamos para obtener ganancias, sino para ofrecer también servicios sociales que alivanan, además, las cargas del municipio mismo".

"Que nuestros presupuestos -explica- logren alcanzar el punto de equilibrio al final del año, ya es un buen resultado". La otra cuestión, añade, se refiere a "una propuesta de ley que consideramos discriminatoria, ya que tiene la intención de regular el derecho de propiedad, el alquiler y las transacciones sólo de los terrenos de las Iglesias", concluye.