• Director: José Manuel Vidal
Mundo
La foto del teniente coronel Arnaud Beltrame colocada en la puerta principal del cuartel de policía en Carcassonne
Condeno de nuevo tales actos de violencia ciega que engendran tantos sufrimientos, y le pide con fervor a Dios el don de la paz, invoco sobre las familias probadas y sobre todos los franceses el beneficio de las bendiciones divinas

El Papa Francisco condenó hoy los atentados terroristas registrados el pasado viernes en las localidades Carcasona y en Trebes, sur de Francia, y fustigó la "violencia ciega" que engendra tantos sufrimientos.

En un telegrama enviado a Alain Planet, obispo de Carcasona y Narbona, el pontífice condenó los atentados y destacó el "gesto generoso y heroico" del teniente coronel Arnaud Beltrame quien, quien dijo, dio su vida para proteger a otras personas.

"Habiéndome enterado de los trágicos atentados ocurridos en Carcasona y en Trebes, que dejaron varias víctimas, le transmito mi tristeza y confío a la misericordia de Dios a las personas que perdieron la vida, asociándome en la oración a la pena de sus allegados", indicó el mensaje.

Bergoglio también expresó su cercanía con los heridos y sus familias, así como a todas las personas que han sido tocadas por este drama, pidiéndole "al Señor" que les lleve consuelo.

 

 

"Condeno de nuevo tales actos de violencia ciega que engendran tantos sufrimientos, y le pide con fervor a Dios el don de la paz, invoco sobre las familias probadas y sobre todos los franceses el beneficio de las bendiciones divinas", apuntó.

Unas cuatro personas, incluido el gendarme Beltrame, fallecieron el viernes 23 de marzo en el ataque cometido por Radouane Lakdim, un delincuente radicalizado en el islamismo que tomó un supermercado y murió en el asalto de las fuerzas de seguridad.

Por otro lado, y tras conocerse el incendio en un centro comercial de Siberia, que ha causado la muerte de medio centenar de personas (entre ellos, muchos niños), Francisco envió otro telegrama en el que reconoce haberse "entristecido profundamente al tener noticia del incendio que devastó el complejo Winter Cherry en Kemerovo". En el escrito, enviado por el cardenal Parolin, Francisco "da su más sentido pésame a todos los afectados por esta tragedia". 

"Confiando a los difuntos, especialmente a los muchos niños que han perdido la vida, al amor misericordioso de Dios Todopoderoso, su santidad asegura sus oraciones a todos los que lloran su pérdida. Con la certeza de su cercanía espiritual a las autoridades y al personal de emergencia que socorre a los heridos y continúa la búsqueda de los desaparecidos, el papa Francisco invoca sobre todos las bendiciones divinas de paz y consuelo", concluye el telegrama. 

Al menos 48 las personas perdieron la vida en un incendio que devastó un complejo comercial en la ciudad de Kemerovo, polo minero del carbón en la Siberia occidental. Las autoridades declaran que en este momento, hay 27 personas desaparecidas, mientras que 41 de las víctimas podrían ser niños. 

Las causas del incendio aún no fueron establecidas. Medios locales informaron que las llamas se originaron en uno de los pisos superiores del edificio, destinado al entretenimiento, y que muchas víctimas se encontraban en ese momento dentro de las salas de cine.

(RD/Agencias)