• Director: José Manuel Vidal
Mundo
El arzobispo mayor de la Iglesia siro-malabar, el cardenal George Alencherry Agencias

(Cameron Doody).- El cardenal George Alencherry ha roto el silencio que ha mantenido acerca del escándalo de corrupción en el que se ha visto implicado y que amenaza con romper la unidad de la más antigua comunidad católica de la India, tildando las acusaciones de 'fake news', aun reconociendo que "las tentaciones del poder y del dinero hacen impuras a las personas".

Según informa el Times of India, Alencherry por fin aludió a la controversia que se ha armado en torno a la serie de operaciones sospechosas de compraventa de tierras en 2015 que habrían ocasionado pérdidas para la archidiócesis de Ernakulam-Angamaly de hasta de 13 millones de dólares estadounidenses.

"Todos somos pecadores. Tú y yo lo somos. Los individuos, las familias y la Iglesia necesitan ser purificados", dijo el purpurado en su homilía, explicando a la vez que "Jesús expulsa a los mercaderes del templo, y así comienza un proceso de purificación" que en la Iglesia siempre ha de llevarse a cabo "profundamente".

Si bien Alencherry parece haber reconocido haber tenido al menos parte de la responsabilidad por un escándalo que ya ha llegado a los tribunales, también tuvo palabras en su sermón para los críticos que hace un par de semanas pidieron que se dé un paso al lado hasta que el caso se resuelva.

"Todo lo que los obispos auxiliares y yo hemos dicho sobre la venta de los terrenos que pertenecen a la Iglesia, es cierto. Otras noticias que circulan son infundadas", dijo Alencherry en este sentido, refiriéndose a las noticias que han sido difundidas que sostienen, por ejemplo, que el cardenal tiene el deber de examinar minuciosamente todas las transacciones financieras que se realizan en la archidiócesis: algo erróneo y poco realista, según los defensores del purpurado.

En su homilía, el purpurado adelantó que pronto podría haber una resolución amigable al conflicto, independientemente del fallo al que se llegue en los tribunales. Aludió así a las disculpas que ofreció al consejo presbiteral de la archidiócesis el sábado, si bien según el New Indian Express éstas solo habrían extendido al reconocimiento de que hubo una "falta de comunicación" en cuanto a las ventas de tierra sospechosas, y no que se llevaron a cabo de forma poca trasparente, que es la principal queja de los acusadores del cardenal.

El arzobispo mayor de la Iglesia siro-malabar -junto con dos sacerdotes más y el empresario intermediario implicado en el caso- comparecerán de nuevo en el Tribunal Alto de Kerala el próximo 4 de abril.