• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Ataque a un hospital indio Aica
Pedimos al Estado y al gobierno de la Unión India que castiguen a los culpables y garanticen el estado de derecho

Los obispos de la India condenaron el ataque "inhumano e innoble" contra el hospital católico en Ujjain, en el estado de Madhya Pradesh. Una delegación de obispos visitó el hospital el 15 de marzo, pudiendo constatar lo ocurrido.

La clínica, administrada por la diócesis siromalabar de Ujjain, cuenta con 200 camas incluyendo las de maternidad, y desde hace 44 años brinda servicios médicos a la población de Ujjain y a las zonas rurales de alrededor.

La mayoría de los pacientes provienen de grupos sociales desfavorecidos, marginados y pobres que no pueden pagar la atención sanitaria. Miles de pacientes visitan el hospital todos los días y son tratados sin distinción de clase, etnia o religión.

El 12 de marzo, más de 60 militantes, armados con cadenas y palos, irrumpieron en el complejo del hospital y bloquearon la entrada y el sector de urgencias. Además cerraron el acceso a los generadores eléctricos y al sistema de suministro de agua, poniendo en riesgo la vida y la seguridad de pacientes inocentes e indefensos. La multitud también agredió verbalmente a las religiosas y al personal de turno.

El obispo de Ujjain, monseñor Sebastián Vadakel, presentó una denuncia ante la policía y las autoridades gubernamentales pertinentes, denunciando "atrocidades y actos de acoso".

 

 

La Conferencia episcopal de la India, el Consejo Episcopal Regional de Madhya Pradesh y la diócesis siromalabar de Ujjain expresaron su "profundo sufrimiento, angustia y preocupación" afirmando que "este ataque empaña la imagen del Estado y de toda la India".

"Pedimos al Estado y al gobierno de la Unión India que castiguen a los culpables y garanticen el estado de derecho", afirmó monseñor Leo Cornelio SVD, arzobispo de Bhopal, invitando a las instituciones "a no permitir que ningún individuo o grupo esté por encima de la ley".

En los últimos meses hubo otros incidentes similares, en los que multitudes violentas atacaron instituciones católicas en zonas con una pequeña minoría de bautizados. En enero se produjo un ataque contra el colegio de Sant Mary en Vidisha.

(RD/Aica)