• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Vicente Guo Xijin, el obispo detenido por las autoridades chinas AsiaNews
Preguntado por la posible detención, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Lu Kang respondió "no estar al tanto de la situación" pero aseguró que Pekín está "haciendo esfuerzos" para mejorar los lazos con el Vaticano

(C. Doody/AsiaNews).- Un obispo chino reconocido por el Vaticano que supuestamente se negó a celebrar la Misa Crismal de Jueves Santo con un obispo "patriótico" clave para un acuerdo con Roma ha sido puesto en libertad tras pasar dos noches detenido.

Al obispo de Mindong, Vicente Guo Xijin, se le ha prohibido celebrar cualquier misa en calidad de obispo mientras avanzan las negociaciones para que dimita en favor de monseñor Zhan Silu, el prelado reconocido por el partido comunista.

En un posible acuerdo entre China y el Vaticano, que muchos dicen sería "inminente", Guo, de 59 años, debiera dar un paso atrás convirtiéndose en obispo auxiliar, para ceder el lugar de ordinario a Zhan. Hace tiempo que este último ha solicitado a la Santa Sede la reconciliación, pero hasta ahora no ha habido ninguna proclamación pública de la cancelación de la excomunión.

Fuentes de AsiaNews cercanas a Mindong, afirman que Guo se habría negado a concelebrar con Zhan en la Misa Crismal de este jueves, dado que Zhan sigue oficialmente excomulgado.

Se dice que Guo habría sido llevado días atrás porque la comunidad no-oficial de Mindong -que reúne a la grandísima mayoría de fieles y sacerdotes de la diócesis- había organizado una Misa crismal por anticipado. La policía secuestró a Guo para impedirle presidir la celebración.

Preguntado por la posible detención, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Lu Kang respondió "no estar al tanto de la situación" pero aseguró que Pekín está "haciendo esfuerzos" para mejorar los lazos con el Vaticano.

El acuerdo al que podían llegar Vaticano y China, y cuya rúbrica podría ser inminente, sería renovable cada dos o tres años y fijaría también otros asuntos comunes entre Roma y Pekín, suponiendo una especie de concordato extraoficial similar al que la Santa Sede tiene con otros países para regular sus lazos diplomáticos.

Pero a medida que se acerca el llamado "inminente" e "histórico" acuerdo entre China y el Vaticano, varios obispos y comunidades subterráneas han sido tomados como blancos de ataques y se los ha instado a inscribirse en la Asociación Patriótica, cancelando su participación en la Iglesia no-oficial.

A principios de este mes, monseñor Julio Jia Zhiguo, obispo subterráneo de Zhengding (Hebei), fue llevado por la policía los días 6 y 7 de marzo para evitar, incluso a través de amenazas, que el prelado difundiese algún comentario sobre los diálogos entre China y el Vaticano con los periodistas extranjeros que se encontraban en Beijing haciendo la cobertura periodística de la Asamblea Nacional Popular.

En los últimos días, sacerdotes no-oficiales de Heilongjiang, junto al administrador apostólico de Harbin, monseñor José Zhao, también fueron sancionados y detenidos por la policía por un tiempo breve.