• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Vigilia Pascual en el Santo Sepulcro Vatican News
Por todos los que sufren en el silencio; por los refugiados, los que solicitan asilo, los desplazados, los oprimidos, los necesitados, por todas las víctimas de la violencia y la discriminación

(J.B./Vatican News).- "Tenemos que salir de aquí y correr, para anunciar y testimoniar esta gran novedad: Cristo vive". En la Basílica del Santo Sepulcro, en Jerusalén, el Administrador Apostólico del Patriarcado Latino celebró la Vigilia Pascual del Sábado Santo, con unas horas de antelación, debido a las normas que regulan el lugar sagrado

"Vivimos en esta esperanza que es también una certeza: Cristo resucitado nos pide que acudamos a los que sufren en el mundo", apuntó Pizzaballa, haciendo hincapié en que "en esta Vigilia celebramos la fidelidad de Dios a la alianza y su perdón".

"A lo largo de los siglos, Dios no hace más que perdonar y reactivar su relación con el hombre, desde Adán, Abraham, hasta Jesús, Aquel que atravesando la muerte y el pecado, nos devuelve a aquella comunión plena, una vez por todas", añadió el patriarca, quien insistió en que "Cristo resucitado es nuestra esperanza nos precede,  en nuestros hermanos necesitados en todo el mundo, más allá del Sepulcro que está vacío".

 

 

"La Esperanza no está aquí: es Él, que vive en el Padre y en toda criatura que tiene hambre y sed, que está desnuda, que no tiene techo, que está enfermo o encarcelado. El Sepulcro nos lleva a un gesto de piedad, mientras el que vive nos pide que vayamos, que lo precedamos por doquier en el mundo", apuntó el prelado italiano.

Tras señalar que el cristianismo lee de forma completamente nueva la realidad del mundo y que se vuelve nuevo el que sabe acoger y donar amor, que sabe acoger a Cristo nuestra Pascua, Mons. Pizzaballa concluyó su homilía con este anhelo:

«Quisiera que esta Pascua nos haga este milagro. No que resuelva nuestros problemas humanos y resuelva nuestras pequeñas o grandes expectativas y esperanzas.
Probablemente, después de estas celebraciones el mundo se quedará exactamente como lo encontramos hace unos días. Quisiera tanto que esta Pascua nos haga capaces de esa mirada nueva sobre nosotros mismos y nuestras historias, la mirada de aquel que ha encontrado al Señor y su salvación».

Por otra parte, en su tradicional mensaje conjunto y con sus mejores deseos, todos los líderes cristianos de Tierra Santa - entre ellos el administrador Apostólico del Patriarcado Latino, Mons. Pierbattista Pizzaballa, y el Custodio de Tierra Santa, P. Francesco Patton - aúnan sus corazones en la proclamación  alegre de la Resurrección de Nuestro Señor y Salvador de todos los pueblos.

Desde Jerusalén, donde se encuentra la tumba vacía y Cristo resucitó, bendicen a la familia cristiana que en todo el mundo celebra este tiempo bendito.

Desde Jerusalén la Ciudad de la Esperanza y de la Resurrección: "Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en su gran misericordia, nos hizo renacer, por la resurrección de Jesucristo"(1 Pedro 1, 3)

"Rezamos a Dios Todopoderoso por todos aquellos que en nuestra región y en todo el mundo caminan en el camino de la cruz, para que puedan encontrar al Señor y con Él esperanza, paz, y vida", se lee en el Mensaje que asegura oración asimismo por "todos los que sufren en el silencio; por los refugiados, los que solicitan asilo, los desplazados, los oprimidos, los necesitados, por todas las víctimas de la violencia y la discriminación, por todos aquellos que luchan por la justicia y la reconciliación".