• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Hilarión, 'ministro de Exteriores' del Patriarcado de Moscú
Según varias encuestas, la gran mayoría de los rusos considera que Moscú no tiene nada que ver con el envenenamiento de los Skripal con un agente químico, que según Londres es de fabricación rusa

La Iglesia ortodoxa rusa respaldó este sábado al Kremlin en su actual enfrentamiento con Occidente al asegurar que el caso Skripal es una provocación para "desacreditar a Rusia".

"Mientras no se presenten pruebas, algo de lo que dudo mucho, esto recuerda a una acción muy bien planeada y dirigida a desacreditar a Rusia", declaró Hilarión, el jefe de relaciones exteriores de la Iglesia rusa.

Ilarión subrayó que los instigadores del envenenamiento de espía doble Serguéi Skripal y su hija en la localidad inglesa de Salisbury, de lo que Londres responsabiliza a Moscú, buscaban "debilitar el potencial político y diplomático de Rusia".

"El incidente de Salisbury fue escogido para lanzar esta campaña", agregó en declaraciones a la televisión.

Según varias encuestas, la gran mayoría de los rusos considera que Moscú no tiene nada que ver con el envenenamiento de los Skripal con un agente químico, que según Londres es de fabricación rusa.

El embajador ruso en Londres, Alexandr Yakovenko, solicitó hoy una reunión con el ministro de Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, para abordar el caso Skripal, que ha provocado una grave crisis en las relaciones entre ambos países.

Fuentes sanitarias informaron el viernes de que Serguéi Skripal, de 66 años, ha salido del estado crítico, responde bien al tratamiento y su salud mejora rápidamente.

Mientras, su hija Yulia, de 33 años, que había llegado al Reino Unido procedente de Rusia un día antes del envenenamiento para visitar a su padre, se mantiene estable desde hace una semana y ha recuperado el habla.

Serguéi Skripal y su hija fueron envenenados el pasado 4 de marzo en Salisbury tras su exposición a una sustancia química de nombre "Novichok", que, según Londres, fue fabricada en Rusia, que lo niega categóricamente.

(RD/Efe)