• Director: José Manuel Vidal
Mundo
George Pell, ante el tribunal australiano EFE
El tribunal toma en serio la gestión y la seguridad de información y tiene preparados sistemas para detectar cuando se accede a información sin autoridad

(Cameron Doody/Agencias).- La fiscalía lo pedía, y parece que lo han conseguido. A juzgar por el silencio de la práctica totalidad de los medios australianos, se ha impuesto un apagón informativo en el caso del cardenal George Pell.

El purpurado ha comparecido este miércoles ante un tribunal de Melbourne para fijar las fechas de los juicios a los que se enfrentará por presunta pederastia, sin que apenas dado información en medio alguno. Únicamente en algunos diarios apareció un titular cuando menos críptico: "El cardenal George Pell ha comparecido ante el tribunal. Y no podemos decir nada más". Y un subtítulo que rompe el 'secreto': "Por razones legales, no podemos informar de nada más".

Mientras tanto, un funcionario judicial del estado australiano de Victoria ha sido despedido por buscar en un sistema informático restringido detalles de los cargos a los que se enfrenta el purpurado australiano, informaron este martes oficiales de los tribunales.

Los detalles de los delitos de los que se acusa al Prefecto de Economía de la Santa Sede, actualmente en excedencia del Vaticano, no se han hecho públicos.

El tribunal encargado con el proceso contra Pell confirmó informaciones publicadas en medios locales de que un trabajador había sido despedido recientemente por acceder a información no autorizada sobre los delitos que se le han imputado al clérigo, de 76 años.

"El tribunal toma en serio la gestión y la seguridad de información y tiene preparados sistemas para detectar cuando se accede a información sin autoridad", declaró el tribunal en un comunicado.

"Cuando se detecta un acceso indebido, el tribunal toma acción decisiva. Eso es exactamente lo que ha ocurrido en este caso", añadió.

El periódico The Herald Sun informó que el funcionario había sido despedido en las últimas dos semanas. El empleado fue destituido el mismo día en el que se descubrió la infracción, afirmó el rotativo.

El tribunal declaró que se asegura de que el personal tenga formación en asuntos de privacidad y gestión informática, pero se negó a dar detalles sobre el papel que desempeñaba el funcionario o el tiempo que había trabajado en el tribunal.