• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Monseñor Alfred Xuereb, nuevo nuncio apostólico en Seúl Agencias
Le dije [al Papa] que acepté [la propuesta de servir en Corea] con mucho gusto y también con entusiasmo porque siento una especie de atracción. Siento que el Señor me está llamando a venir aquí y a intentar hacer el bien

(C. Doody/Agencias).- El nuevo nuncio ante Corea del Sur, Alfred Xuereb, ha llegado a Seúl para impulsar "el papel muy importante que tiene la Iglesia en este proceso de reunificación" de la península coreana. Y lo hace con la bendición expresa del Papa Francisco, quien según el nuevo embajador de la Santa Sede "está muy al tanto de la situación" y tiene "grandes esperanzas" de que la nueva ronda de contactos entre los dos líderes coreanos "continúe y prospere de modo que generaciones futuras vivan un futuro próspero".

"Me dijo [el Papa]: 'Por favor, asegure al pueblo coreano y también a los obispos que continuaré orando para que las generaciones futuras tengan un futuro de estabilidad y prosperidad'", indicó Xuereb a la agencia Yonhap tras su llegada este domingo a Seúl.

Según Xuereb, el Sumo pontífice se sigue interesando mucho por la situación en la península y espera que los diálogos de sus máximos líderes, que empezaron el pasado 27 de abril, fructifiquen para cesar todo tipo de desacuerdos y tensiones en dicho territorio.

La República Popular Democrática de Corea y Corea del Sur retomaron el sábado el proceso de acercamiento emprendido justo al inicio de 2018, que les permitió efectuar varias reuniones de alto nivel, visitas recíprocas de sus funcionarios, actuaciones conjuntas y concertar la participación de Pyongyang en las recientes Olimpiadas Invernales.

Tras romperse el impase, ahora se espera que tenga lugar una cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el 12 de junio próximo en Singapur.

Xuereb ha tomado posesión del cargo de embajador del Vaticano después de que su predecesor, el arzobispo Osvaldo Padilla, se jubilara el pasado septiembre. El prelado maltés manifestó a Yonhap su entusiasmo por aprender más sobre Corea y por relacionarse con su gente.

"Le dije [al Papa] que acepté [la propuesta de servir en Corea] con mucho gusto y también con entusiasmo porque siento una especie de atracción. Siento que el Señor me está llamando a venir aquí y a intentar hacer el bien", dijo Xuereb.

"Estoy aquí para servir a la Iglesia, y haré cuanto pueda con la ayuda de mi secretario conocer a Corea al máximo, para servirla mejor. Cuanto más conozca a Corea, mejor puedo servir a la Iglesia y a la gente coreanas", añadió el prelado.