• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Maurice Piat, cardenal obispo de Port Louis
El Estado de derecho debe prevalecer y las autoridades harán las investigaciones necesarias tras esta manifestación inaceptable e ilegal

La Iglesia católica de Mauricio condenó el miércoles la obstrucción de un desfile de la comunidad LGBT por manifestantes musulmanes hostiles, lo que acabó provocando la anulación de la fiesta, según un comunicado del obispado de Port Louis.

"Independientemente de las convicciones morales que uno pueda albergar sobre la homosexualidad, queremos expresar nuestra indignación respecto a la manera como un desfile de los LGBT, que contaba con autorización policial, fue obstruido por manifestantes concentrados ilegalmente", criticó el cardenal Maurice Piat, obispo de Port Louis.

El desfile tuvo lugar el sábado. Los aproximadamente 200 simpatizantes de la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transgénero en Mauricio se aprestaban a marchar cuando en otra calle apareció un grupo de mauricianos de confesión musulmana, con pancartas anti-LGBT, los que organizaron una plegaria colectiva en la calle.

Los organizadores del Orgullo LGBT decidieron anular el desfile por motivos de seguridad.

El primer ministro Pravind Jugnauth condenó también el comportamiento de los antiLGBT.

"El Estado de derecho debe prevalecer y las autoridades harán las investigaciones necesarias tras esta manifestación inaceptable e ilegal", advirtió.

"Tenemos muchos amigos entre nuestros hermanos y hermanas musulmanes, y no haremos una amalgama (...) La isla Mauricio cuenta con hombres y mujeres de buena voluntad, surgidos de todas las comunidades, para preservar la paz social, nuestro tesoro común", aseguró el obispo.

Según el Consejo de religiones del pequeño Estado situado en el Océano Índico, el hinduismo es la principal confesión de la isla (52%), por delante del cristianismo (30%) y el islam (17%).

(RD/Afp)

El cardenal de Mauricio, Maurice Piat