• Director: José Manuel Vidal
Mundo
¿Comunión para protestantes en Alemania?
Obviamente, los principios católicos de ecumenismo, con su eclesiología inclusiva y la convicción de niveles graduados de pertinencia a la Iglesia, incluso cincuenta años después del Concilio Vaticano II, aún los desconocen algunas personas

(Cameron Doody).- "Completamente incomprensible". Así es como el responsable de ecumenismo de los obispos alemanes, monseñor Gerhard Feige de Magdeburgo, ha calificado el 'no' del Vaticano a la intercomunión con protestantes. "La desilusión es grande para muchos, el daño es imprevisible. Las heridas están recién abiertas. La amargura y la resignación se están extendiendo", ha advertido el prelado en un artículo publicado en la web de la Conferencia Episcopal germana.

A finales del mes pasado, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Luis Ladaria, comunicó mediante una carta a los obispos alemanes que el Papa Francisco había llegado a la conclusión de que su propuesta de que los esposos protestantes de fieles católicos comulguen en ciertos casos aún "no está madura" como para implementarse. Toda una oportunidad perdida esta para el obispo Feige, ya que esta propuesta la aprobaron más de tres cuartas partes del episcopado germano, a quienes también, hace menos de un mes, el Papa animó a seguir buscando un consenso sobre la cuestión que fuera lo más unánime posible.

"Obviamente, los principios católicos de ecumenismo, con su eclesiología inclusiva y la convicción de niveles graduados de pertinencia a la Iglesia, incluso cincuenta años después del Concilio Vaticano II, aún los desconocen algunas personas", lamenta Feige en su artículo.

Para el obispo, el 'no' del Vaticano es un ejemplo más de un "pensamiento en blanco y negro" que imposibilita soluciones individuales que pueden ser "útiles" y "responsables". Es más, resulta "sorprendente" para el prelado que el Vaticano se oponga a que la Iglesia alemana dé comunión a los protestantes y no a que la dé a los divorciados vueltos a casar por lo civil.

"Víctimas de todo eso son los matrimonios mixtos y sus familias", critica el prelado, antes de alentarles a estos a no desanimarse, sino a mantener vivos "su amor y su lealtad".

 

El obispo Feige (i), con un pastor protestante