• Director: José Manuel Vidal
Mundo
El arzobispo Charles Scicluna
Una de las consecuencias inevitables de la decisión de cerrar los puertos de Malta a estos barcos [de salvamiento marítimo] será el de que más personas perderán la vida intentando llegar a un lugar seguro

(Cameron Doody).- "Las situaciones difíciles deben suscitar lo mejor de nosotros. El primer pensamiento para los seres humanos en peligro es que son seres humanos. Puertas cerradas; puertos cerrados; corazones cerrados; muy triste, sin duda". El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, ha lamentado la decisión del gobierno maltés de bloquear el acceso a sus puertos a barcos que llevan a cabo labores de búsqueda y salvamento de refugiados en el Mediterráneo.

El tuit de monseñor Scicluna se produce después de que las autoridades prohibieran a los barcos de salvamiento marítimo atracar en sus puertos hasta se lleve a cabo una investigación acerca de las actividades del buque Lifeline, llegado a Malta con 234 refugiados subsaharianos a bordo. Aunque el Lifeline lo capitaneaba una ONG alemana, según las autoridades maltesas llevaba una bandera holandesa, y no figuraba en el registro marítimo de los Países Bajos.

Como ya hiciera el obispo de Gozo, Mario Grech, Scicluna ha respaldado un comunicado en el que una quincena de ONGs maltesas -la Comisión de Justicia y Paz de Malta incluida- acusan al Gobierno "perjudicar directamente la protección de la vida humana en las fronteras europeas, haciéndolas aún más peligrosas para los refugiados y los solicitantes de asilo".

"Una de las consecuencias inevitables de la decisión de cerrar los puertos de Malta a estos barcos [de salvamiento marítimo] será el de que más personas perderán la vida intentando llegar a un lugar seguro", critican estas ONGs. "Esto sobre todo porque los Estados de la Unión Europea no parecen tener planes para incrementar su capacidad de búsqueda y rescate en el Mediterráneo, sino que piensan depender de la Guardia Costera libia para llevar a cabo estos rescates".

"Pedimos al Gobierno de Malta que reconsidere urgentemente su decisión y que deje continuar a operar  desde puertos malteses a los barcos de salvamiento", concluyen las ONGs en su comunicado. "También instamos al Gobierno a apoyar a los esfuerzos de rescate de las ONG no solo dejándolas usar las instalaciones de los puertos, sino también dejando desembarcar a los migrantes rescatados hasta que se produzca una decisión final sobre qué países les acoja".