• Director: José Manuel Vidal
Mundo
El presidente Moon con Paul Gallagher, canciller del Vaticano Aica
Durante su visita a Corea del Sur, el Papa consoló cariñosamente a nuestro pueblo, que estaba experimentando un gran dolor causado por la tragedia del hundimiento del ferri Sewol

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha ofrecido este jueves su agradecimiento al Papa Francisco, recalcando que su apoyo y sus rezos han ayudado a hacer posible el reciente acercamiento entre las Coreas divididas.

"Quisiera utilizar esta oportunidad para ofrecer mi respeto y agradecimiento a Su Santidad el Papa", dijo Moon en un encuentro con el canciller del Vaticano, el arzobispo Paul Gallagher, en su oficina, Cheong Wa Dae, en Seúl.

"Durante su visita a Corea del Sur, el Papa consoló cariñosamente a nuestro pueblo, que estaba experimentando un gran dolor causado por la tragedia del hundimiento del ferri Sewol, y ofreció un mensaje de paz y unidad entre Corea del Sur y Corea del Norte en cada ocasión importante, como los Juegos Olímpicos Invernales de Pyeongchang, la cumbre de Corea del Sur-Corea del Norte y la cumbre de Estados Unidos-Corea del Norte", dijo el presidente.

Añadió que está seguro de que su continuo respaldo a los esfuerzos del Gobierno ha sido, sin duda, de gran ayuda para el éxito de la cumbre intercoreana y de la cumbre Pyongyang-Washington, según informó el cuerpo de prensa de Cheong Wa Dae.

El arzobispo entregó una felicitación personal del Papa al presidente y el pueblo de Corea del Sur, junto con una invitación del pontífice a Moon para visitar el Vaticano en octubre.

Gallagher, el principal diplomático del Vaticano, expresó asimismo su optimismo por las conversaciones en curso para fomentar una paz duradera en la península coreana, augurando que se lograrán "muchas cosas buenas" a pesar de los desafíos por el camino.

Francisco, en Corea del Sur


El canciller del Vaticano llegó a la Península el miércoles 4 de julio y permanecerá en la nación asiática durante seis días.

En la mañana de hoy jueves 5 de julio, tras su encuentro con el presidente Moon, se trasladó a la zona desmilitarizada entre ambas Coreas para inspeccionar la construcción de una catedral católica.

Acompañaron al diplomático del Vaticano el arzobispo de Seúl, cardenal Andrew Yeom Soo-jung, el nuncio apostólico monseñor Alfred Xuereb, el arzobispo de Gwangju, monseñor Hyginus Kim Hee-joong, y el oficial militar Francis Xavier Yu Soo-il.

Para mañana viernes, tiene previsto una reunión con la canciller surcoreana, Kang Kyung-wha, y luego recibirá a unos 45 legisladores católicos en Seúl.

Concluirá su estadía con una intervención en un simposio sobre la paz y los derechos humanos, y celebrará una misa en la catedral Myeongdong de Seúl.

El encargado del Vaticano de Asuntos Exteriores señaló a la prensa local que estamos "en un momento histórico, un tiempo de esperanza y el Santo Padre está apoyando ese movimiento".

Jóvenes esperan ver al Papa en Corea del Sur