Religión Digital

Xabier Pikaza

clipping

Los cuarenta del Pacto de 1965

"El Papa Francisco lo habría firmado, puede hacerlo el próximo día 16"

Xabier Pikaza, 15 de noviembre de 2015 a las 08:23

Pikaza, columnista

Pikaza, columnista

Quisieron evitar que su gesto de sencillez y compromiso fuera interpretado como una "lección" a los otros obispos
Libro sobre el Pacto de las catacumbas/>

Libro sobre el Pacto de las catacumbas

Obispos del pacto de las catacumbas/>

Obispos del pacto de las catacumbas

Catacumbas/>

Catacumbas

El Pacto de las Catacumbas (Verbo Divino)/>

El Pacto de las Catacumbas (Verbo Divino)

  • Libro sobre el Pacto de las catacumbas
  • Obispos del pacto de las catacumbas
  • Catacumbas
  • El Pacto de las Catacumbas (Verbo Divino)

(Xabier Pikaza).- Se reunieron unos cuarenta obispos del Concilio, el 16. 11. 1965, casi en secreto, para celebrar una misa en la Catacumba de Domitila (imagen 1) y firmar un Pacto de Pobreza episcopal. No se conoce su número exacto: No tomaron, que se sepa, una "foto de familia", ni conservamos el documento original...

Sólo se conservan algunas transcripciones, en varias lenguas (publiqué ayer la española), y la memoria de aquella "pequeña" asamblea silenciosa, de la que sólo se ocuparon algunos medios muy especializados, en notas de prensa tardía. Porque la gran Noticia era el Concilio Universal que se estaba celebrando en la Basílica Inmensa de San Pedro, con miles de corresponsales de prensa, con radios y televisiones.

--Allí arriba, en San Pedro, los obispos habían hablado, y mucho, de pobreza, diciendo y publicando cosas memorables, que ha estudiado con toda precisión Joan Planellas en el trabajo central del libro que le dedicamos (El Pacto de las Catacumbas, Verbo Divino, Estella 2015, 81-110 imagen 2, portada del libro. con una pintura de la misma catacumba).

-- Pero los 2500 Padres conciliares, en conjunto, no pudieron firmar un compromiso personal y colectivo de pobreza como el de este pacto (como si la pobreza fuera esencial para ellos, como si la iglesia tuviera que ser Una, Santa, Católica y Apostólica, pero no Pobre).

-- Por eso, estos Cuarenta, en nombre de otros muchos, quizá hasta setecientos dejando por un día la altura de la Basílica de Pedro, bajaron a la Catacumba de Domitila, casi en secreto, sin llamar a la prensa, y rezaron y firmaron este documento admirable, sin obligar a nadie, comprometiéndose ellos mismos.

Se reunieron pues con toda discreción, en un catacumba, para retomar el pulso e impulso de la primera iglesia romana. Faltan muchos que quizá hubieran ido, pero no lo hicieron por "prudencia". Pero estos cuarenta, muchos de América Latina, estuvieron, rezaron y firmaron.

Querían tener una celebración discreta lejos de la prensa, para evitar que su gesto de sencillez y compromiso fuera interpretado como una "lección" a los otros obispos.

La primera referencia de la celebración apareció en una nota de Henri Fesquet casi un mes más tarde en Le Monde, el 8.12.1965: "Un groupe d‘ évêques anonymes s'engage à donner le témoignage extérieur d'une vie de stricte pauvreté" (Un grupo de obispos de grupo anónimos se comprometen a dar testimonio exterior de una vida de pobreza estricta (cf. Fesquet, Journal du Concile, Forcalquier, Paris, 1966, 1110-1113).

La misa la celebró Charles M.Himmer, obispo de Tournai, pero el máximo impulsor del documento fue Helder Camara de Recife, Brasil, aunque no se sabe quién lo redactó. Mas tarde se unieron muchos, entre ellos Roger Etchegaray, Presidente del Pontificio Consejo por la Justicia y la Paz. El Papa Francisco lo habría firmado, puede hacerlo el próximo día 16.

Para leer el artículo completo, pinche aquí



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000