Religión Digital

Jesús Bastante

clipping

Juanjo Aguirre, uno de los imprescindibles

El obispo de Bangassou salió ileso del ataque, que se ha cobrado la vida de decenas de personas

Jesús Bastante, 18 de mayo de 2017 a las 10:17

Jesús Bastante

Jesús Bastante

Juanjo Aguirre es un hombre que no se cansa de luchar. No pueden con él las guerras, los secuestros, los balazos, los infartos
Juan José Aguirre, obispo de Bangassou/>

Juan José Aguirre, obispo de Bangassou

Aguirre, en Bangassou/>

Aguirre, en Bangassou

  • Juan José Aguirre, obispo de Bangassou
  • Aguirre, en Bangassou

(J. Bastante).- "Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles". Hace ya un siglo, Bertold Brecht definía a la perfección el trabajo de personas como Juan José Aguirre.

El obispo de Bangassou, como nos contaba José Carlos Soto en su magnífica bitácora en esta casa, salió ileso, por los pelos, de un brutal ataque de las milicias -ya nadie sabe en qué bando, o por qué, lucha cada uno en esta cruel matanza en que se ha convertido Centroáfrica-, mientras salía de una mezquita -sí, de una mezquita- tras negociar por la vida de dos mil hermanos musulmanes.

Juanjo Aguirre es un hombre que no se cansa de luchar. No pueden con él las guerras, los secuestros, los balazos, los infartos. Es de esas personas -tengo la suerte de conocer a algunas- que están dotadas de una luz especial, "protegidas" por esa fe que mueve montañas y que es capaz de detener las bombas, de lograr el abrazo entre enemigos irreconciliables y, como en este caso, conseguir que dos mil hermanos musulmanes se encuentren, hoy, a salvo de una muerte segura, protegidos en la catedral y el seminario católicos de Bangassou.

Juanjo Aguirre salió ileso del ataque, que sin embargo se ha cobrado la vida de decenas de personas. Porque conseguir la paz en Centroáfrica es una tarea de toda una vida, que el obispo de Bangassou lleva a cabo sin descanso, cada día, con la certeza de que quien le mueve es ese Cristo, blanco y negro, esa cruz de arcilla que regala a los amigos, esos rostros asustados que hoy, gracias a su inconsciencia militante, a su valentía irredenta, pueden seguir viendo nacer el sol en esa maravillosa tierra africana. Juanjo Aguirre es de los que luchan toda la vida. Juanjo Aguirre, gracias a Dios, sigue siendo de los imprescindibles.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

 



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000