Religión Digital

Monseñor Urbina, arzobispo de Villavicencio, Colombia

"Es posible" que el Papa dirija "una palabra" a Venezuela desde Villavicencio

clipping

Oscar Urbina: "El Papa no correrá riesgo alguno, pues nosotros lo acogemos con inmenso cariño y profundo cuidado"

"Así como la guerra fue larga también el camino de la reconciliación será largo"

José Manuel Vidal, 06 de septiembre de 2017 a las 15:17
Tener la presencia del Papa que nos va a invitar a ser de la iglesia un verdadero hospital de campaña que cura, ayuda y acompaña especialmente a quienes han quedado heridos psicológica, espiritual y también humanamente
Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio, nuevo presidente de la CEC/>

Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio, nuevo presidente de la CEC

En proceso de paz/>

En proceso de paz

Alegría ante el proceso/>

Alegría ante el proceso

Óscar Urbina Ortega, nuevo presidente de la CEC/>

Óscar Urbina Ortega, nuevo presidente de la CEC

  • Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio, nuevo presidente de la CEC
  • En proceso de paz
  • Alegría ante el proceso
  • Óscar Urbina Ortega, nuevo presidente de la CEC

(José M. Vidal).- Monseñor Óscar Urbina, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia episcopal de Colombia, dice sentir esperanza ante la próxima llegada del Papa Francisco a Colombia. Le enorgullece que visite su diócesis y espera que la presencia de Francisco ayude a superar las heridas del conflicto. Comenta que hay una gran expectación en la comunidad católica, porque va a ser un viaje histórico, y confía profundamente en que la paz se abra paso en su nación.

¿Qué siente, al acercarse la visita del Papa a Colombia y, en particular, a Villavicencio?

Para nosotros el Papa es el sucesor de Pedro. Pienso en las comunidades primitivas cuando llegaba el apóstol Pedro que las presidia, al visitarlas, sentía una gran alegría y es lo que experimento yo también. El segundo sentimiento es la esperanza, porque todo encuentro auténticamente profundo deja en las personas una riqueza mutua. En el encuentro de la Virgen con su prima Isabel, en aquella visita maravillosa que María realizó a Isabel, significa que siempre para un creyente todo encuentro es un enriquecimiento mutuo que permite traspasar al otro la riqueza que se lleva adentro y vivir con profundidad un tiempo nuevo como lo vivieron ambas.

¿Qué le va a decir al Papa como presidente de los obispos colombianos?

Lo acogemos con inmensa alegría y nos unimos profundamente a él en su tarea evangelizadora, en su magisterio, en su preocupación por todas las iglesias. Y, aunque todas nuestras diócesis en cierta manera eran candidatas para ser visitadas, sin embargo, para nosotros los cuatro lugares que él ha escogido, son -suelo decir- "areópagos", desde donde él podrá a través de las redes de información y comunicación dirigirse a todos los colombianos y, a través de ellos, a todo el mundo.

¿Hay expectación en la gente ante la anunciada visita papal?

Desde antes que el Papa Francisco pudiera venir, en la comunidad católica hay una gran expectación y ahora, que ya faltan pocos días, las personas empiezan a prepararse, sea porque pueden movilizarse hasta las cuatro ciudades donde él va estar, sea también porque a través de las redes de información y comunicación podrán seguir esta histórica visita

¿Qué espera que deje a su paso por Colombia el Papa de la misericordia?

Nosotros estamos empezando a salir de un túnel oscuro de violencia, de enfrentamientos, de empobrecimiento a causa de un conflicto tan largo que nos ha acompañado. Y que mejor, que tener la presencia del Papa que nos va a invitar a ser de la iglesia un verdadero hospital de campaña que cura, ayuda y acompaña especialmente a quienes han quedado heridos psicológica, espiritual y también humanamente. Puedan ser acompañados por la Iglesia en los diversos lugares para superar las pérdidas que el conflicto ha dejado en todo nivel humano, psicológico, político, espiritual y sobre todo también de inmenso dolor.

Una vez firmada la paz, ¿es posible conseguir la reconciliación en su país?

Sí, pero, así como la guerra fue larga también el camino de la reconciliación será largo porque es la sanación de las heridas, es mirar la historia con nuevos ojos y para eso, se requiere pedagogía, compañía, paciencia y comprensión hacia las víctimas desde donde se debe hacer todo el proceso de la reconciliación y luego, todo lo que significa ser capaces de mirarnos en el rostro, reconocernos, aceptarnos, caminar como amigos y volvernos de nuevo hermanas y hermanos. Ese es el proceso que nos espera, es largo y tendrá también momentos complejos, pero nada es imposible para quienes tienen fe en su corazón.

Precisamente en su archidiócesis el Papa va a celebrar un gran encuentro de oración por la reconciliación nacional?

Ese va a ser un momento, sobre todo, por la palabra, la oración, y la participación de una representación, aunque pequeña, de los millones de víctimas que tiene el país para estimularnos en el camino, que ya muchos colombianos también han empezado. Hay muchas personas que están saliendo de ser víctimas para convertirse en verdaderos sobrevivientes que no sólo miran su dolor, sino que son capaces a pesar de las lágrimas, avizorar un horizonte nuevo, y un futuro distinto para el país, para sus familias y para esta región que fue azotada por la guerra.

¿Qué simbolismo encierra la Cruz de la reconciliación del Parque de los Fundadores, ante la que se va a postrar el Papa?

La paz es un don y una tarea confiada a nuestra responsabilidad, por eso, durante todo el tiempo del conflicto la Iglesia invitó a la comunidad católica a orar, a pedir el don de la paz. Y, en ese contexto desde el año 1996 hasta el año 2002 se realizaron 7 viacrucis por la reconciliación y la paz, en la época de la cuaresma. El último de ellos fue aquí en Villavicencio y hubo una cruz en forma de ancla como signo de esperanza que acompañó esos viacrucis. Entonces lo que deseamos es resaltarla colocando a los pies de ella una placa conmemorativa, de las ocho millones de víctimas del conflicto armado.

El sentido que tiene esta cruz que quedará ubicada en un parque público de la ciudad es que se encargará de recordarnos a todos, especialmente a los que visiten, que en esta cruz se podrá leer la memoria de las víctimas. Vamos a dejar al final de la placa una frase del Papa que nos invita a vivir nosotros la reconciliación, entonces queremos que quede como un mensaje perenne "Que la fuerza redentora de Jesús transforme las armas en arados, la destrucción en creatividad, el odio en amor y ternura".

¿La visita entraña algún riesgo para el Papa?

Pues está prevista la seguridad, yo pienso que no, pues nosotros lo acogemos con inmenso cariño y también con profundo cuidado.

¿Es previsible que el Papa pueda dirigir algún mensaje a la vecina Venezuela?

Ese es un tema que corresponde al Papa, yo no puedo adelantar sobre eso nada, pero pues especialmente en Bogotá y aquí en Villavicencio estará muy cercano porque nosotros tenemos límites con Venezuela, es posible que el Papa sin duda lo haga como lo ha venido haciendo en los Ángelus e incluso en el Ángelus del 15 de agosto el habló de las víctimas de los conflictos, entonces, es muy posible también que dirija una palabra como nos dirigió a nosotros cuando estuvo también en Cuba, pero ya eso está en manos del Papa.

¿La jerarquía colombiana comparte a fondo la dinámica reformadora que Francisco está imprimiendo a la Iglesia?

Desde el Concilio Vaticano II, siempre se habla de la Iglesia que se debe renovar siempre, más que una reforma, es el que ella esté atenta a los signos de los tiempos y bajo la guía del Espíritu, con un profundo discernimiento, sea capaz de responder a los anhelos, a las esperanzas, a las expectativas de la humanidad y en ese sentido, pues tiene valor lo que el Papa está haciendo, especialmente en lo fundamental, que es el corazón de la Iglesia, que es su misión evangelizadora.

¿Un Papa argentino es un orgullo para toda Latinoamérica?

Sin duda, porque es el primer Papa que tiene este lugar del mundo donde se asienta una de la más grandes y numerosas iglesias católicas del mundo. Entonces para nosotros, pues es también por la lengua que compartimos y la fe que tenemos en común, una oportunidad para sentirnos alegres y orgullosos.



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000