Religión Digital

Josep Miquel Bausset

Josep Miquel Bausset

clipping

13TV: re-encontrar la dignidad de la palabra

"El valor de la palabra, cada día más, se está substituyendo por el insulto"

Josep Miquel Bausset, 06 de septiembre de 2017 a las 17:24
La Iglesia debe procurar que todos sus profesionales siembren concordia, respeto al que es diferente y serenidad, y evitar la animosidad, la ironía mordaz, el sectarismo
Rostros de 13TV/>

Rostros de 13TV

El futuro de 13TV, en el aire/>

El futuro de 13TV, en el aire

Sede de 13TV/>

Sede de 13TV

Los obispos y 13TV/>

Los obispos y 13TV

  • Rostros de 13TV
  • El futuro de 13TV, en el aire
  • Sede de 13TV
  • Los obispos y 13TV

(Josep Miquel Bausset).- A finales del pasado agosto, 26 presbíteros de la archidiócesis de Tarragona dirigieron una carta al presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Ricardo Blázquez, donde denunciaban "la agresividad de los tertulianos" de 13TV.

Los 26 sacerdotes, uno de ellos antiguo escolán de Montserrat que tuve de alumno en la Escolanía, denuncian que desde las tertulias de 13TV "se continúen fomentando los sentimientos contrarios al respeto, la tolerancia, el diálogo y la solidaridad". Por eso en esta carta los sacerdotes de Tarragona piden al cardenal Blázquez que "sin dilación y con valentía, corrijan o supriman los programas de tertulia en 13TV, que tanto daño hacen a la convivencia", ya que "ensucian la imagen de la Iglesia Católica que siempre ha de fomentar el diálogo sincero y fructífero".

En esta misma carta, los 26 presbíteros nos recuerdan que ya en octubre de 2013 los obispos catalanes firmaron una nota conjunta sobre 13TV, en la que denunciaban que era "un gran escándalo" que "en algunos de sus informativos y tertulias, se opte por el desprecio, la descalificación y hasta el insulto".

Ya con motivo de los hechos ocurridos en Ceuta el mes de febrero de 2014, 13TV también trató el tema de los inmigrantes con tanta frivolidad que el arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo, denunció la línea informativa de esta cadena. El arzobispo Agrelo, con valentía profética, denunció la información de 13TV como "antievangélica, por no calificarla de simplemente deshumanizadora", afirmando además, que era "inaceptable el trato de 13TV sobre la inmigración".

Esta cadena, como antes la COPE, utiliza la frivolidad y la manipulación (según destacan estos sacerdotes) para conseguir más audiencia. Por eso ahora he recordado las palabras sensatas (sobre los medios de comunicación) del P. Federico Lombardi, exdirector de la Oficina de Información de la Santa Sede, en una entrevista que le hicieron en la revista Octava Dies, semanario del Centro Televisivo del Vaticano. En un mundo donde todo se puede manipular y donde el insulto está a la orden del día, creo que vale la pena recordar las palabras tan sensatas del P. Lombardi.

El P. Federico Lombardi decía en aquella entrevista: "Hay que preguntarse si los medios (y lo mismo podríamos decir de los políticos) se ponen al servicio del bien de las personas y del bien de las sociedades". Cuando vivimos en un mundo crispado, donde algunos medios de comunicación, y también algunos políticos, se atreven impunemente a tergiversar y a manipular la información o a insultar sin ton ni son, hace falta repetir, una vez y otra vez, las palabras de denuncia de quien fue el portavoz de la Santa Sede: "A veces los medios no se utilizan para una adecuada función de informadores, sino para ampliar su impacto o para manipular una lectura correcta o también para imponer una determinada interpretación con objetivos ideológicos, intereses económicos o políticos".

El P. Lombardi, gran conocedor del mundo de las telecomunicaciones y de la información y sabedor como pocos de los diversos medios de comunicación, deploraba el hecho de que "con frecuencia tenemos motivos para dudar y para quedar amargamente decepcionados", a la vista de ciertos periódicos, revistas o cadenas de TV.

Creo que, sobre todo en tiempo de campaña electoral, son muchas las promesas que, de buena fe o con maldad, se hacen. Pero aún son muchos más los insultos, las descalificaciones, las calumnias que se lanzan mutuamente los adversarios, que a menudo se convierten en enemigos. "La palabra escrita o con imágenes está hecha para la verdad, para decir la verdad, para favorecer el encuentro entre personas, compartiendo la verdad", continuaba el P. Lombardi. Y no solo la palabra. También los gestos y las actitudes.

Dicen que las palabras se las lleva el viento. Y en eso hay una parte de verdad. Pero también es cierto que, aún hoy en día, todos conocemos hombres y mujeres de palabra, que dicen sí cuando es sí, y no cuando es no. El escritor y  intelectual valenciano Joan Fuster escribía el año 1984: "Siempre se ha dicho eso: la palabra es el hombre. O sea: un hombre de palabra ha sido tradicionalmente, alguien que mantiene sus compromisos, pactados de viva voz".

El valor de la palabra, cada día más, se está substituyendo por el insulto. El P. Lombardi destacaba el hecho de que "la palabra no está hecha para el engaño, para la división, ni para la manipulación o la utilización del otro". Para el P. Federico Lombardi, y para todos los que creemos en el valor de la palabra, hay una clara alternativa: "los medios (y pienso yo que también los políticos) son instrumentos de poder o bien oportunidad para crecer en el conocimiento, en el diálogo y en la comprensión, en el respeto de la libertad y en la dignidad del otro".

Creo que seria bueno, comenzando por los políticos y por algunos periodistas (que demasiadas veces hablan guiados por las vísceras y no por el cerebro), reencontrar la dignidad de la palabra e intentar no caer en el insulto, en la mentira o en la manipulación y sobre todo hacer lo posible para ser hombres (o mujeres) de palabra, que dicen lo que piensan y, que evidentemente, piensan lo que dicen.

El P. Lombardi acababa así: "el servicio de la verdad para los profesionales de la comunicación, no es una palabra vacía, sino un compromiso moral en el trabajo de cada día".

En el mismo sentido se pronunciaba hace ya tiempo el obispo emérito de San Sebastián, Juan María Uriarte: "Los medios de comunicación de la Iglesia tienen el deber de ser ejemplares... muchos de sus programas son coherentes. Lamentablemente no lo son todos. La Iglesia debe procurar que todos sus profesionales siembren concordia, respeto al que es diferente y serenidad, y evitar la animosidad, la ironía mordaz, el sectarismo. Estos comportamientos desmoralizan, desaniman y siembran desesperanza".

También la revista Vida Nueva manifestaba hace unos años que "una emisora de la Iglesia (en clara referencia a la COPE) no puede ser motivo de discordia y de enfrentamiento". Es lo mismo que decía el P. José L. Gago, exdirector general de COPE: "Los profesionales de COPE, han de hacer de su trabajo un servicio a la verdad, con espíritu de convivencia, defendiendo los derechos humanos y el respeto a la intimidad personal y a la vida privada". Pero fue el Papa Benedicto XVI quien, dirigiéndose a los participantes del congreso de radios católicas, les urgió a trabajar "siempre dentro del respeto a la realidad y en una perspectiva de educación en la verdad".

La crispación producida por los políticos o por los periodistas, no es un buen camino para favorecer la buena convivencia ciudadana. Hace falta que sobre todo los que están en el mundo de la política y de los medios de comunicación, utilicen un lenguaje de respeto al adversario (que no enemigo), un lenguaje educado y alejado del insulto y de la ironía mordaz.

Ciertamente que una sociedad fundamentada en la libertad, que no caiga en la tentación de la manipulación, de la difamación o de la mentira, será una sociedad madura, abierta al diálogo y a la verdad. Además, todavía hace falta recordar, tal como decía Jesús de Nazaret, que solo la verdad nos hará libres (Jn 8:32). No el insulto obsceno o la manipulación, que solo provocan crispación y enfrentamientos.

Por eso estaría bien que los obispos y los responsables de 13TV analizaran con serenidad y sensatez el futuro de esta cadena, para que no caiga en la telebasura o sea fuente de escándalo.



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000