• Director: José Manuel Vidal
Opinión
Celibato
Podemos decidir cambiar una opción moralmente buena por otra igualmente buena

(Rufo González, sacerdote).- Los Sacerdotes Católicos Casados llevan años "escandalizados". Asociados en niveles autonómicos, nacionales e internacionales, llevan, desde los años setenta del siglo pasado, reclamando corregir su injusta situación. Es de los grandes escándalos que la Iglesia no ha sabido reconducir. Más aún, lo ha agudizado con su comportamiento.

Lo presentaron como un escándalo de los sacerdotes a los fieles. La historia hoy claramente dice que el escándalo viene de los dirigentes de la Iglesia. Las Curias, integradas por los obispos y sus colaboradores inmediatos, han sido los defensores más acérrimos de la ley y de sus aplicaciones más nefastas.

Formar una familia es un derecho humano

La mentalidad actual -sobre todo entre la gente joven y más preparada- tiene claro que los dirigentes eclesiales están escandalizando a los sacerdotes y al pueblo sencillo. No entienden cómo la Iglesia hoy no respeta los derechos humanos y quiere dominar a las personas como en la época feudal. Hoy todos reconocen que formar una familia es un derecho humano del que nadie debe ser privado. Elegir y prometer vivir soltero es libre. La conciencia actual -moral y religiosa- percibe como bueno cambiar esa promesa vital.

La concepción del Padre de Jesús permite creer que Dios quiere que el ser humano se realice siendo fiel a su humanidad. Dios sería un monstruo, un sádico, si exige de forma incondicional cumplir las promesas que se le hicieron con buena voluntad y que aquí y ahora resultan lesivas y destructoras para sus fieles. Somos seres históricos, sujetos a evolución personal y cultural. Podemos decidir cambiar una opción moralmente buena por otra igualmente buena.

"No es bueno que el hombre esté solo" (Gén 2, 18)

Los amigos de la ley no usan argumentos bíblicos. Les basta el Código. Por eso muchos creyentes sitúan el escándalo en otro campo, como me hacía ver no hace mucho un compañero asturiano:

Para leer el artículo completo, pinche aquí