• Director: José Manuel Vidal
Opinión
Antonio Aradillas
No sirven al pueblo. Se sirven del mismo y de sus votos, que es lo que constitucionalmente les reporta "legitimidad" y beneficios, no siempre bajo el preceptivo control

(Antonio Aradillas).- La acepción de la palabra "tropa" a la que aquí me refiero, no tiene relación académica con el ejército. Define sin ambages y rodeos la "muchedumbre o multitud de personas", término del que procede con toda licitud "tropear", referido también al "ganado para conducirlo".

De "politicastro", -la RAE solo lo registra todavía, como del género masculino- se dice sin rubor, con acierto y autoridad, que es "el político poco honesto que actúa" con fines y medios turbios". Generalizar no tiene cabida en mi reflexión, por lo que tampoco sería aplicable a otros colectivos como periodistas, curas, frailes, sindicalistas o miembros de tantas profesiones o estamentos sociales. No hay razón que justifique fijar la atención en el entorno político, sin descartar la posibilidad de hacerlo también en otros.

Políticos y politicastros hay muchos y en todos los niveles constitucionales y anexos. Parte importante del presupuesto económico global y parcelado se destina a sus sueldos y gabelas, en "A", en "B" o en tantas otras fórmulas o letras del abecedario contributivo.

Y que conste que tales emolumentos suelen ser bastante más generosos, puntuales y seguros que los percibidos por el resto del personal de igual o superior categoría, pero en la esfera privada. Y, sobre todo, con el privilegio social superior que les brindan, a ellos y a sus obras, los medios de comunicación que, con frecuencia, y de una u otra manera, viven y perviven de sus donaciones o contribuciones. Un político, por politicastro que sea y ejerza, "disfruta" de mayores prebendas sociales que cualquier otro colega no dedicado a la actividad pública.

Los ejemplos que políticos y politicastros les proporcionan a la colectividad social a la que sirven, no siempre son constructivos. Aún más, con la facilidad que se les ofrece de disponer de espacios televisivos, y de los otros, sus comportamientos deterioran cualquier programa e intento del mismo, predicado o vivido por educadores, familiares y amigos. El relato, con documentos, datos y detalles familiares sancionados tantas veces por los correspondientes tribunales de justicia, resulta denigrante y desolador.

 

 

Destaca la falta de preparación de los políticos para afrontar los temas y actividades que les hayan sido asignadas. Están convencidos de "sabérselas todas", por ciencia infusa, por recomendación, o por la agilidad de la que estén dotados para la busca y captura de votos, o al menos, para conservar los ya conseguidos.

Pese a tan reiteradas confesiones de que "no vale todo en política", la terrible conclusión a la que llegan los administrados votantes, es que en la política vale y cabe todo, aún lo más impensable e irrepetible en cualquier esfera de la actividad profesional o comercial, y más si sus beneficiarios directos son los familiares o amigos, inscritos, o a punto de serlo, en sus organizaciones propias o adjuntas.

De por sí, el político -politicastro se siente y actúa siempre y en todo como omnisciente y todopoderoso. Con las "meteduras de para", obras inútiles y espectaculares que inspiraron, sin más rentabilidad que la del provecho propio o la de su partido, decisiones escandalosamente tomadas y tantas otras sinrazones, además con el convencimiento de que el dinero público no es de nadie, resulta sorprendente y hasta milagroso, que no se haya ya arruinado el país, a la vez que explicable que hijos, nietos y biznietos sean deudores, y con pignoración de sus bienes y trabajo, a perpetuidad, en esta vida y hasta en la otra.

La ligereza e insensatez que inspiran comportamientos políticos de muchos, en frecuentes y tristes ocasiones, es plenamente coincidente, y aún supera, a las de los colectivos, grupos o personas pertenecientes al gremio de la farándula y titiriteros, o al de los componentes asiduos de los programas televisivos o radiofónicos de los "dimes y diretes" sociales, que inundan espacios de audiencia y "videncia" palabrera, barriobajeros y maleducados.

A los políticos-politicastros les faltan sistemáticamente educación y aprecio del diálogo. Y comunicación-integración en la vida ajena. Y capacidad de interpretación sagrada de los votos de quienes confiaron en ellos, o de quienes fueron "comprados" de alguna manera y procedimientos. Les faltan diccionario y compromisos con las promesas predicadas en sus programas e idearios. La honradez con relación con la palabra dada, brilla por su ausencia. La corrupción está a la orden del día y de las tinieblas. Por encima de todo, y en dosis considerables, les sobran endiosamientos y "supremacismos", y en ocasiones propicias, hasta signos y "santos" litúrgicos, manipulando sentimientos popularmente religiosos y hasta católicos, apostólicos y romanos...

Los políticos-politicastros no sirven al pueblo. Se sirven del mismo y de sus votos, que es lo que constitucionalmente les reporta "legitimidad" y beneficios, no siempre bajo el preceptivo control. Para no pocos componentes del gremio o "tropa", de los políticos, su actividad es una carrera o negocio, sin más, con todas sus consecuencias, para ellos beneficiosas y nefastas para los administrados...