• Director: José Manuel Vidal
Opinión
Urbano Sánchez, sacerdote, bloguero y novelista
En los dos siglos pasados, Europa entró en Africa llevándose riquezas, que ahora vuelva a entrar ayudando como deber de justicia

(Urbano Sánchez).- Es de alabar el acto solidario del gobierno español de recibir en Valencia a los más de 600 subsahariano, que navegan rumbo al puerto de Velancia.Y más cuando Italia y Malta se negaron a recibirles. Tienen sus razones, claro. No siempre les "va a tocar a ellos".

Bien por la solidaridad, pero me surgen unas preguntas: ¿se trata por parte de Europa de un acto de solidaridad o más bien de justicia? Si algunos países europeos, entre ellos, España, se han beneficiado en el pasado de Africa, si varias multinacionales siguen explotando minas en el centro africano, si no faltan países que venden armas a los que causan guerras y que provoca que muchos africanos huyan de la miseria y de la guerra, si en definitiva Europa se benefició y beneficia de Africa ¿no es de justicia más que de solidaridad que Europa devuelva parte de lo recibido?

A nadie se le ocurre pensar que unos hijos ayudan por solidaridad a sus padres ancianos y enfermos. El principio es bien claro, quien recibe, tiene que devolver o reparar daños causados.

Sí, Europa está en deuda con Africa. Europa está obligada a más respuestas de justicia, respuestas solidarias y con un plan que aborde los problemas de fondo. Si existe un plan económico para la defensa, llámese OTAN, que también exista otro plan con dinero para ayudar a los países africanos, para reprimir a las mafias que se aprovechan de la vulnerabilidad de los que prefieren el calvario de la huída a caer en sus manos. Que actúe la justicia internacional para condenar a políticos que se enriquecen a costa de sus pobres ciudadanos.

En los dos siglos pasados, Europa entró en Africa llevándose riquezas, que ahora vuelva a entrar ayudando como deber de justicia. Es una de las misiones de la UE. Y que Bruselas no se quede con los brazoa cruzados como si no le afectara el drama de las pateras y de los miles de africanos muertos en el Mediterráneo.

Solidaridad, sí, por lo menos. Pero que no falte la justicia. organizada, inteligente y compartida.