• Director: José Manuel Vidal
Opinión
Xabier Pikaza Ibarrondo
Mateo quiere unir las dos grandes tradiciones ya indicadas: la de Santiago (de fidelidad estricta a la ley judía) y la de Pablo (de apertura universal del evangelio)

(Xabier Pikaza).- Simón de Betsaida, a quien la tradición de Jesús llamará Petros/Pedro (el Piedra), había realizado una función muy importante (aunque discutida) dentro la iglesia (como muestran con toda claridad las cartas de san Pablo y de un modo especial y discutido Mc 8, 27-32).

Pero su figura posterior ha quedado especialmente vinculada a las palabras pascuales de Jesús (propias de la liturgia de hoy: Mt 16, 13-19), que recogen y reelaboran desde una perspectiva distinta su historia y función en la Iglesia, como intérprete de un evangelio que asume las raíces judías de Jesús, abriéndose a los gentiles.

Marcos. Desde su propia perspectiva, más paulina, hacia el año 70, probablemente desde una comunidad de Fenicia o de Siria, Marcos había supuesto que Pedro no había cumplido plenamente su función (cf. Mc 16, 7-8).

Mateo. Unos años más tarde (hacia el 80), desde una perspectiva distinta (desde Antioquía) Mateo, en cambio, sabe que ya la ha cumplido y así proclama que la iglesia de Jesús ha encontrado su base y su unidad en Pedro: "Sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia".

De ese Pedro de Mateo, que es muy importante, pero no el único para el Nuevo Testamento y para la tradición posterior de las Iglesias cristianas, quiero hablar hoy con cierta detención, tomando algunas ideas de mi Comentario de Mateo.

En la imagen primera presento el cuadro famoso san Pedro invertido (crucificado al revés) que pintó de Zurbarán, con San Nolasco Nolasco contemplándole... Este es el Pedro que aún no ha realizado plenamente su tarea, según el evangelio de Marcos.

En la imagen segunda aparece San Pedro en la columnata de Bernini, con las llaves en la mano y el dedo señalando (ratificando) su función posterior en la Iglesia de Roma, al servicio de la Iglesia Universal.

Feliz día de San Pedro a Todos.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

San Pedro invertido, de Zurbarán