• Director: José Manuel Vidal
Opinión
José Manuel Vidal
¿Por qué no un laico o una mujer para la Secretaría General? Les brindo dos nombres de una lista que, a mi juicio, puede ser más numerosa: Sebastián Mora y Mª Ángeles López

(José Manuel Vidal).- El rumor comenzó a circular entre los vaticanistas desde el jueves y fue subiendo de intensidad el viernes y el sábado, coincidiendo con el consistorio. Los periodistas italianos estaban en ascuas y sin parar nos preguntaban a los españoles dos cosas: qué valor le dábamos al rumor y quién es José María Gil Tamayo, el preconizado prefecto.

Aunque, a veces, es antesala de la noticia, parece que, en este caso, el rumor se va a quedar en eso. Los vaticanistas coinciden en asegurar que, para ese puesto tan delicado (sobre todo tras la salida de Viganó), se necesita un peso pesado y a Gil Tamayo solo se le recuerda en Roma por haber sido el acompañante-traductor del maestro Federico Lombardi durante el cónclave.

Acostumbrados como están a este tipo de intoxicaciones, a los vaticanistas les huele a rumor interesado, lanzado desde la Curia, para mover el árbol del nuevo dicasterio y que alguien recoja la nuez apetitosa de su prefectura.

De hecho, ya el pasado mes de mayo, Luis Badilla, sin duda uno de los más prestigiosos vaticanistas, publicaba en su web Il Sismografo la posibilidad de un tándem al frente del dicasterio de Comunicación, formado por Lucio Ruiz, el actual secretario, como prefecto, y el sacerdote chileno Felipe Herrera, organizador de la visita papal a Chile, como secretario.

 

 

Por otra parte, Gil Tamayo tiene suficiente con lo que se le avecina en España: el obispado de Ávila, cuando termine el Jubileo, y la posibilidad (o no) de ser reelegido como secretario de la CEE y portavoz. Lo lógico es que repita en ambos cargos, aunque algunos obispos creen que sería bueno separar las dos funcionen y que Tamayo siguiese de secretario y se buscase un nuevo portavoz.

Una sugerencia: ¿Por qué no un laico o una mujer para el puesto? Con una decisión así, los obispos ganarían en credibilidad social (que falta les hace). Y candidatos bien preparados y contrastados, también los hay. Les brindo dos nombres de una lista que, a mi juicio, puede ser más numerosa: Sebastián Mora y Mª Ángeles Fernández. Un laico y una mujer.

El primero fue flamante secretario general de Caritas, quizás en su época de mayor esplendor social y de máxima autoridad moral. La segunda es una contrastada profesional con años ya de vuelo y que tuvo experiencia tanto en la diócesis de Toledo como, ahora, en Últimas Preguntas de RTVE. Apuesto por Sebastián, que, a mi juicio es un crack de la comunicación y con una preparación teológica y mediática envidiables, pero M Ángeles también podría hacerlo muy bien y, además, visibilizar a la mujer en una institución donde brilla por su ausencia.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí: