• Director: José Manuel Vidal
Opinión
Oscar Fortín
Urge que la Iglesia latino-americana, particularmente sus cardenales, obispos y sacerdotes tengan un curso acelerado para mejor entender la jugada geopolítica de Washington

(Oscar Fortin).- De lo que vemos, los episcopados latino-americanos se ponen a la orden de los intereses de Estados Unidos en América latina. Los episcopados de los países emergentes se declaran en contra de sus gobiernos y se transforman en verdadera oposición política a ellos. Por otro lado, los que se encuentran en países sometidos a Washington, se alegran de sus gobiernos.

Así fue el caso del episcopado colombiano que se felicito de la elección recién de Duque a la presidencia de Colombia. Este ultimo es como el hijo político del ex presidente Uribe a quien se debe los paramilitares y los falsos positivos entre otras cosas. En su visita recién en Washington se puso a la orden de Estados- Unidos, declarando sus políticas relacionadas con América latina. Con sus siete bases militares, Colombia queda un aliado estratégico de primer plano. Todo para que el episcopado colombiano se alegre de su nuevo presidente.

Urge que la Iglesia latino-americana, particularmente sus cardenales, obispos y sacerdotes tengan un curso acelerado para mejor entender la jugada geopolítica de Washington, verdadero imperio dominante toda la región, considerada como su patio trasero. No se puede servir dos maestros, como decía Jesús a sus discípulos. En el caso presente, siendo pastores del Evangelio al servicio de los pobres y humildes, sirven al imperio cuyos intereses no son los de los pobres y humildes.

Que el papa Francisco sea Argentino, que publique una exhortación apostólica que denuncia el capitalismo salvaje, todo eso no sirve de nada si los mismos actores de la Iglesia, tanto en el Vaticano como en los distintos países de A.L. siguen luchando contra los gobiernos de países emergentes y apoyando a los gobiernos puestos a la orden del Imperio.

Como primer ejerció, yo propongo que el Vaticano y cada uno de los episcopados latino-americanos hagan, con sus fieles, un análisis del plan de Washington para recuperar los países que le escapan. Este plan es conocido y difundido por la periodista y escritora Stella Calloni.

Para leer el artículo completo, pinche aquí