LoginLogin ClippingClipping SeguidoresSeguidores SeguidosSeguidos DesconectarDesconectar
Religión Digital

Faustino López, responsable de los Mormones de España, Portugal y sur de Francia

Responsable de los Mormones: "Creer en el infierno, ofensa grave contra Dios"

clipping

Faustino López: "En nuestra Iglesia nos salvamos todos"

"La castidad es uno de esos mandamientos que todo Santo de los Últimos Días debe cumplir"

Antonio Aradillas, 12 de enero de 2013 a las 08:53
Dios -nuestro Dios- no pudo haber creado el mundo y sus habitantes, y permitir o mandar que uno y otros sean quemados eternamente en el infierno
Web mormones/>

Web mormones

El templo de los mormones en Madrid/>

El templo de los mormones en Madrid

El templo de los mormones en Madrid de noche/>

El templo de los mormones en Madrid de noche

Templo mormón de Madrid/>

Templo mormón de Madrid

Joseph Smith/>

Joseph Smith

Faustino López/>

Faustino López

  • Web mormones
  • El templo de los mormones en Madrid
  • El templo de los mormones en Madrid de noche
  • Templo mormón de Madrid
  • Joseph Smith
  • Faustino López

(Antonio Aradillas).- Con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (más conocidos como Mormones), nuestro colaborador, el sacerdote Antonio Aradillas, comienza una serie de reportajes sobre las religiones presentes en España, sus líderes, su credo y su implantación. En España hay 47.000 mormones, y en el mundo unos 14 millones. Se les llama así, mormones, porque uno de sus textos sagrados es El Libro de Mormón.Su máximo responsable en España, Portugal y el sur de Francia es Faustino López.

LOS MORMONES

- El demonio existe. Se llama Lucifer, que literalmente quiere decir "el que brilla", o "el que es portador de la luz". Fue un hijo espiritual del Padre Celestial y dirigió la rebelión contra Él en la vida preterrenal. Después de su caída se convirtió en Satanás o diablo. En conformidad con la Sagrada Escritura, se alzó contra el plan de salvación universal de Dios, pero siempre y cuando se le respetara al hombre el libre albedrío inherente a su condición de persona. El plan del demonio incluía en tal salvación aún a aquellos que no quisieran salvarse y cuyo número era alrededor de la tercera parte de los hijos de Dios. En castigo Dios expulsó a los demonios de los cielos. Desde entonces estos intentaron constantemente engañar al género humano, desviándolos de la obra de Dios. El demonio -los demonios- se encarnaron y se hacen presentes hoy en el mundo y llevan nombres de dictadores en cualquiera de sus acepciones, ministerios y oficios. De toda organización inicua y mundana sobre la haz de la tierra, que pretenda pervertir al evangelio, puede asegurarse que lucha contra el Cordero de Dios.

EL LIBRO DE MORMÓN

Precisamente así, por el demonio y sus adláteres, inicia su adoctrinamiento informativo, Faustino López Requena, responsable máximo para España, Portugal y sur de Francia, de la "Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días", conocida también como "Los Mormones". El complejo del templo y demás instalaciones en donde mantenemos la conversación, rebasan con creces la espectacularidad de las iglesias católicas dentro y fuera de Madrid. Los templos de la demarcación sobre los que de alguna manera ejerce su oficio y ministerio Faustino, son 160.

- El profeta José Smith, me sigue contando, en relación con el "Libro de Mormón", que nos sirve de guía oficial, refiere que en la noche del 21 de septiembre del 1823, se puso a orar pidiéndole a Dios que le revelara la Iglesia verdadera de Cristo, entre tantas como así lo proclamaban. Refiere el profeta que "se le apareció un personaje al lado de la cama, que jamás había visto antes, quién llamándolo por su nombre, e identificándose con Moroni, mensajero de Dios, le hizo entrega de un libro que contenía el evangelio eterno, tal y como el Salvador se lo había encomendado a sus primeros discípulos.

- ¿No resulta demasiado extenso y misterioso tal nombre de la Iglesia?

- Jesucristo es el Primogénito del Padre en el espíritu y el Unigénito del Padre en la carne. Es Jehová y fue preordenado a su llamamiento, antes que el mundo fuera creado. Nació de María en Belén, llevó una vida sin mancha y realizó la expiación perfecta del género humano mediante el derramamiento de su sangre y su muerte en la Cruz.

Los principios teológicos se concretan en los trece artículos de la fe, que posteriormente transcribiremos, y nuestra conversación gira alrededor de las diferencias con otras Iglesias especialmente con la católica.


SALVACIÓN PARA TODOS

- En nuestra Iglesia se salvan -nos salvamos- todos. La Iglesia es universal. Participamos, aunque en diversas proporciones, de algún grado de gloria, tanto para el espíritu como para el cuerpo. Hay cielos, pero en grados diferentes. No existe el infierno, tal y como adoctrina la Iglesia católica. En el purgatorio, y en función del comportamiento observado durante la estancia en la tierra, los fieles son purificados. Dios -nuestro Dios- no pudo haber creado el mundo y sus habitantes, y permitir o mandar que uno y otros sean quemados eternamente en el infierno. No sería Dios y menos en Cristo Jesús. Dios es amor. El amor por excelencia. Sería una monstruosidad que pudiera yo estar en el cielo, sabiendo que mi padre, mi madre, mis hermanos o cualquier otra persona estuvieran quemándose eternamente en el infierno. Creer en la existencia del infierno es una ofensa grave contra Dios. De haber alguien muerto en pecado, o por faltarle por recibir algún sacramento, vicariamente, es decir, por mediación de otros, puede ser perdonado. Para eso es imprescindible conocer sus nombres, por lo que en nuestros archivos disponemos ya de la práctica totalidad de los nombres.

-¿Obispos, mitras, privilegios eclesiásticos y aún civiles?

- Nuestros obispos son seleccionados en conformidad con la llamada "Ley del Común" y, siempre de acuerdo con la comunidad que ha de presidir, son elegidos y consagrados, para un tiempo transitorio. La democracia caracteriza a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Por supuesto que no son remunerados, al igual que ninguno de los eclesiásticos, con emolumentos de ninguna clase. A nuestra Iglesia la mantiene en su totalidad sus fieles que le dedicamos el diez por ciento de lo todo lo que ganamos en nuestras profesiones o en cualquier otro trabajo o empresa. No recibimos aportaciones ni oficiales ni de cualquier otra procedencia, con lo que nuestra libertad está y estará plenamente garantizada. Los ejemplo -desejemplos- de tal falta de libertad que padecen y sufren otras Iglesias a consecuencia del dinero recibido, nos parecen ciertamente escandalosas e impropias de una Iglesia que se fundamente en el evangelio y se confiese cristiana. Quede claro y patente que nuestro trabajo a favor de la Iglesia y de sus actividades, es siempre, y para todos, voluntario y jamás remunerado.
-
BAUTISMO POR INMERSIÓN

- ¿Cómo se alcanza el perdón de los pecados?

- Definimos el pecado como "desobediencia intencional a los mandamientos de Dios". Es Dios mismo quien perdona. Sus ministros le transmiten el perdón y, en ocasiones, les ayudan a descubrirlo y a tomar conciencia de ellos. El confesonario es un accesorio que no se conoce en nuestra Iglesia. Debido a que no todas las personas ni tuvieron ni tienen ocasión de salvarse en su vida terrenal, el Señor ha autorizado que el bautismo pueda efectuarse por medio de representantes de los propios muertos. El Señor condena el bautismo de los niños. Al nacer, ellos son inocentes. Es una burla ante Dios tal bautismo. La Santa Cena es el sacramento en el que se recibe y se parte el pan que representa el cuerpo roto de Jesucristo. El agua -no el vino- representa la sangre que derramó en expiación de nuestros pecados.

- ¿Discriminación de la mujer en su Iglesia?

- Ninguna mujer se siente discriminada. Ejercen su sacerdocio preferentemente en sus casas, como esposa y como madre, en la "Sociedad de Socorro" y en calidad de líder de otras mujeres. No tienen necesidad de rebeldía alguna, tal y como acontece en otras Iglesias.

- ¿Divorcio?

- El matrimonio es para esta vida y para la otra. Cuando la convivencia se hace imposible, y legalmente exista ley del divorcio, convenientemente adoctrinada y ayudada la pareja, esta puede separarse y volverse a rehacer.

CAFÉ, TE Y TABACO

Prosigue la conversación y sugiero tomar un café...

- El café, el té, el tabaco, la cerveza y demás bebidas alcohólicas las tenemos rigurosamente prohibidas. Unas y otros debilitan el cuerpo y, por tanto, también el espíritu. Dios nos quiere lo más sanos y perfectos posible, para adorarle servir al prójimo.

- ¿Qué criterio prevalece en la "Iglesia de Jesucristo de los Santos de de los Últimos Días" en relación con la sexualidad?

- La sexualidad es algo muy santo. Es Obra de Dios por antonomasia, dado que, gracias a su ejercicio y por la unión íntima y satisfactoria entre un hombre y una mujer, continúa su obra creada. La ley de la castidad no puede ser ley.

- Hijos, ¿cuántos?

- Todos los que sensata y responsablemente decidan, quieran y puedan tener los esposos. Yo tengo cinco. En nuestras intimidades no se interfiere la Iglesia.

Los homosexuales pueden ser miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Dios ama a sus hijos, y, por tanto, la Iglesia de Jesucristo ofrece brazos de hermandad a todos los hombres y mujeres sin hacer distinciones. Y a todos aquellos que libremente deciden bautizarse en la Iglesia se les pide que cumplan los mandamientos de Dios. La castidad es uno de esos mandamientos que todo Santo de los Últimos Días debe cumplir, sea cual fuere su orientación sexual. Con respecto a la castidad, la Iglesia enseña que toda actividad sexual fuera de los lazos del matrimonio entre un hombre y una mujer está en contra de sus normas morales. Y con respecto a la atracción por personas del mismo sexo, en la Iglesia se hace una distinción entre sentimientos e inclinaciones y conductas. En la Iglesia hay algunos miembros que se sienten atraídos por personas del mismo sexo; estos miembros de la comunidad que se mantienen fieles a las enseñanzas de la Iglesia tienen los mismos derechos que cualquier otro miembro fiel, y en la Iglesia encuentran comprensión por esos sentimientos e inclinaciones, y ayuda en sus deseos de lograr que su conducta esté en armonía con las normas morales aceptadas dentro de la comunidad.

- ¿Qué opina acerca del celibato sacerdotal en la Iglesia católica?

- Es un grave error querer seguir manteniéndolo. Es pernicioso y ha contribuido y contribuye a deteriorar gravemente la Iglesia católica, comenzando por el clero, monasterios, seminarios y noviciados de monjas y monjes. Desgraciadamente, y en gran proporción, no son pocos los casos "clericales" de pederastia que responden a esta situación antinatural. El celibato también distorsiona y desequilibra a quines lo profesan

- ¿Lejos o cerca del ecumenismo, predicado por la Iglesia católica, sobre todo después del Concilio Vaticano II?

- Más que lejos, imposible. El ecumenismo, en teoría y en la práctica, ni es, ni supone que las demás Iglesias se unan a la católica, y no todas ellas entre sí. Jesucristo nos quiere unidos, como signos de redención y de vida.

SOBRAN MIEDOS

Se alarga la conversación e, informado de que mi interlocutor fue antes estudioso y ferviente católico, le sugiero que, tanto personal como oficialmente, y desde el conocimiento y práctica en una y otra Iglesia, destaco sus siguientes reflexiones:

- No tenemos problemas con la jerarquía eclesiástica, ni con los católicos, en España. Tenemos más con algunas otras Iglesias. Pero desde una visión imparcial, objetiva y humilde, manifiesto que en la Iglesia católica sobran miedos. En ella todo, o casi todo, lo mueven los miedos. El miedo es fuerza suprema en su catequesis. Le sobran condenaciones y amenazas para esta vida y para la otra. La Iglesia católica sigue siendo también heredera tanto de la filosofía griega, como de la vigente en sus primeros tiempos durante el imperio romano, en tanta o mayor proporción que lo es del santo evangelio. Platón y Constantino I "El Grande", -que podrían ser canonizados-, le hicieron y le hacen daños muy graves. San Pedro, primer Papa, estuvo casado. Así lo atestigua el evangelio - "palabra de Dios". Si los Papas fueran los sucesores de Pedro, esto querría, entre otras cosas, que ellos - los Papas- podrían o deberían ser casados. Tal aserto nos parece natural y sobrenatural en nuestra Iglesia, por concordar con la Sagrada Escritura.

A la misma conclusión tendría que llegarse en relación con los hijos que, después de Jesús, tuvo la Virgen María. Jesús tuvo hermanos y hermanas. Escandalizar a católicos y no católicos por esta aseveración, carecería de sentido y de evangelio. El matrimonio es algo muy santo, y así lo quiso Dios. La Iglesia ha sido, y es, en ocasiones, perseguidora. Como prueba de ello, los tribunales de la "Santa Inquisición" lo demuestran con todos los detalles. Comportamientos y gestos litúrgicos son realmente paganos, con probada procedencia persa, griega o romana. La Iglesia católica se subordina frecuentemente al poder político, social y económico, con lo que el evangelio pierde libertad y no podría predicarse. Sobran teólogos, y además estos confunden y mezclan la teología con la filosofía. El pueblo de Dios es considerado y tratado como infantil a perpetuidad. Su jerarquía siempre, o casi siempre, se presenta y define como santa, impecable y hasta infalible. La Iglesia católica cree tener el monopolio de la religión, lo que llega a explicar hasta guerras y cruzadas

Sin cometarios, y habiéndome limitado a reseñar el criterio de los responsables de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días - Mormones-, le coloco aquí y ahora el punto y final, movido tan solo por la necesidad catequética que ha de distinguir a la Iglesia para formar y sustentar la fe.


LOS ARTÍCULOS DE FE (De la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días)


1. Nosotros creemos en Dios, El Eterno Padre, y en su Hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo.

2. Creemos que los hombres serán castigados por sus propios pecados, y no por la transgresión de Adán.

3. Creemos que por la Expiación de Cristo, todo el género humano puede salvarse, mediante la obediencia a las leyes y ordenanzas del Evangelio.

4. Creemos que los primeros principios y ordenanzas del Evangelio son: primero, fe en el Señor Jesucristo; segundo, Arrepentimiento; tercero, Bautismo por inmersión
para la remisión de los pecados; cuarto, Imposición de manos para comunicar el don del Espíritu Santo.

5. Creemos que el hombre debe ser llamado por Dios, por profecía y la imposición de manos, por aquellos que tienen autoridad, a fin de que puedan predicar el Evangelio y administrar sus ordenanzas.

6 . Creemos en la misma organización que existió en la Iglesia Primitiva, esto es, apóstoles, profetas, maestros, evangelistas, etc.

7. Creemos en el don de lenguas, profecía, revelación, visiones, sanidades, interpretación de lenguas, etc.

8. Creemos que la Biblia es la palabra de Dios, hasta donde esté traducida correctamente; también creemos que el "Libro de Mormón" es la palabra de Dios.

9. Creemos todo lo que Dios ha revelado, todo lo que actualmente revela, y creemos que aún revelará muchos grandes e importantes asuntos pertenecientes al reino de Dios.

10. Creemos en la congregación literal del pueblo de Israel y en la restauración de las Diez Tribus; que Sión (la Nueva Jerusalén) será edificada sobre el continente americano; que Cristo reinará personalmente sobre la tierra, y que la tierra será renovada y recibirá su gloria paradisíaca.

11. Reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, donde o lo que deseen.

12. Creemos en estar sujetos a los reyes, presidentes, gobernadores y magistrados; en obedecer, honrar y sostener la ley.

13. Creemos en ser honrados, verídicos, castos, benevolentes, virtuosos y en hacer el bien a todos los hombres; en verdad podemos decir que seguimos la admonición de Pablo: Todo lo creemos, todo lo esperamos; hemos sufrido muchas cosas, y esperamos poder sufrir todas las cosas. Si hay algo virtuoso o bello, o de buena reputación, o digno de alabanza, a esto aspiramos.

José Smith.


Estadísticas mundiales:

Aprox. 14,500.000 miembros.

Número de templos como el de Madrid: 140.

Número de congregaciones: 28.784.

Estadísticas en España:

De 187 miembros en 1965, se ha pasado a aprox. 47.400 en 2010.

Ayuda Humanitaria de la Iglesia en el mundo:

La Iglesia dedica una parte de sus recursos humanos y materiales a paliar el sufrimiento en el mundo: Desde 1985, un total de 179 países han recibido algún tipo de ayuda humanitaria de la Iglesia.

Por ejemplo: En 2003, un total de 3 millones de niños, en 10 países, recibieron vacunaciones gracias a las ayudas prestada por la Iglesia. En 2006, se desarrollaron proyectos de potabilización de agua en 32 países, que afectó a 1,100.000 personas, distribuidas en 32 países. En proyectos de oftalmología, desde 2003 se ha ayudado a unas 20.000 personas, y se han llevado a cabo sesiones de capacitación oftalmológica en 10 países (para más información, ver mormon.org/humanitarian-aid/

La página Web de la Iglesia es lds.org

Doctrinal:

La Iglesia tiene como libros canónicos, la Biblia, el Libro de Mormón, La Perla de Gran Precio, Doctrina y Convenios.

Sostenemos a la presidencia de la Iglesia (presidente y dos consejeros) y a los Doce Apóstoles como "profetas, videntes y reveladores". El 9º de nuestros 13 Artículos de Fe (Antonio Aradillas tiene copia de todos ellos) dice: "Creemos todo lo que Dios ha revelado, todo lo que actualmente revela, y creemos que aún revelará muchos grandes e importantes asuntos pertenecientes al reino de Dios". El canon bíblico está, pues, abierto para nosotros.

Faustino López Requena

Director de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

 

 



facebook

Periodista Digital, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Copyleft 2000