• Director: José Manuel Vidal
Otras Confesiones
II Conferencia de la Fundación Evsen
La religión es una necesidad para el hombre, para realizar su fin, una brújula para orientarlo hacia el bien y alejarlo del mal, camino de encuentro y reconciliación, y que la religión y la paz van juntas

(Jesús Bastante).- El InterContinental Madrid ha acogido la II Conferencia Mundial sobre Religiones, paz y concordia, organizada por la Fundación Evsen, y en el que han participado líderes de las principales religiones de todo el mundo. En su comunicado final, al que ha tenido acceso RD, los asistentes han subrayado que "la religión no es, y no debe llegar a ser, un pretexto para los conflictos o la violencia".

En la nota, los firmantes subrayan que "la religión es una necesidad para el hombre, para realizar su fin, una brújula para orientarlo hacia el bien y alejarlo del mal, camino de encuentro y reconciliación", y que "la religión y la paz van juntas".

Para evitar la violencia, añade el texto, "los líderes religiosos tienen el deber de hacer todo lo posible para garantizar que la religión sea lo que el Todopoderoso quiere: una fuente de bondad, respeto, armonía y paz, mostrando los valores positivos inherentes a cada una de las tradiciones religiosas".

Los firmantes también subrayan el papel de las religiones en la educación. En este sentido, el comunicado insta "a las autoridades y gobiernos de nuestros países para que, a través de la enseñanza y de una formación integral, se pongan de relieve los valores de progreso, de diálogo, de tolerancia y de respeto que representan las religiones, para ayudar a construir sociedades mejores y pacíficas".

Finalmente, la nota reclama a los medios de comunicación "ejercer su labor de forma constructiva", rechazando "los prejuicios contra determinadas confesiones religiosas, y siguiendo un modelo que fomente una cultura del encuentro entre los creyentes de las distintas religiones, construir puentes entre religiones y culturas para que no se asocie el extremismo a la religión".

 

 

COMUNICADO FINAL DE LA "II JORNADA SOBRE LAS RELIGIONES Y SU CONTRIBUCIÓN A LA CONCORDIA Y A LA PAZ"

Los abajo firmantes, representantes del Islam, del catolicismo y del judaísmo así como de instituciones académicas, diplomáticas y gubernamentales de distintos Estados, como conclusión de las Jornadas celebradas en Madrid, el 7 de noviembre de 2017, organizadas por la "Fundación EVSEN", manifestamos a la opinión pública y a las Autoridades correspondientes, lo siguiente:

1. La religión es una necesidad para el hombre, para realizar su fin, una brújula para orientarlo hacia el bien y alejarlo del mal, camino de encuentro y reconciliación, acompañando a los hombres y mujeres en la búsqueda del sentido de la vida.

2. La religión y la paz van juntas. La religión no es, y no debe llegar a ser, un pretexto para los conflictos o la violencia. Por ello, especialmente los lideres religiosos, tienen el deber de hacer todo lo posible para garantizar que la religión sea lo que el Todopoderoso quiere: una fuente de bondad, respeto, armonía y paz, mostrando los valores positivos inherentes a cada una de las tradiciones religiosas.

3. Las religiones tienen una tarea educativa. En este sentido, instamos a las autoridades y gobiernos de nuestros países para que, a través de la enseñanza y de una formación integral, se pongan de relieve los valores de progreso, de diálogo, de tolerancia y de respeto que representan las religiones, para ayudar a construir sociedades mejores y pacíficas.

4. Pedimos a los medios de comunicación, a los que queremos agradecer su trabajo y profesionalidad, ejercer su labor de forma constructiva, rechazando los prejuicios contra determinadas confesiones religiosas, y siguiendo un modelo que fomente una cultura del encuentro entre los creyentes de las distintas religiones, construir puentes entre religiones y culturas para que no se asocie el extremismo a la religión, de forma que se ponga de relieve la belleza de la fe, y que ayude a mirar la realidad con auténtica confianza y así evitar transmitir una imagen negativa de lo religioso.

Madrid, 7 de noviembre de 2017.