• Director: José Manuel Vidal
Otras Confesiones
Abrazo tras la firma de la declaración católico-luterana en Lund, Suecia
Una conmemoración que queda como ‘fecunda oportunidad para el ecumenismo' punto de partida en la búsqueda ecuménica de la unidad plena y visible entre nosotros y triple señal de gratitud, de arrepentimiento y de la esperanza

(J. Bastante/Agencias).- "Que los cristianos en todo el mundo podamos ser instrumentos de su paz, obrando juntos en medio de los pueblos divididos". Este es el deseo compartido entre el Papa Francisco y la Iglesia Evangélica Luterana de Finlandia, que se encontraron esta mañana, coincidiendo con la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.

Y hacerlo "como servidores de su amor que cura y reconcilia, santificando y glorificando su nombre", subrayó Bergoglio, quien abordó con los luteranos los desafíos comunes en el camino ecuménico ante los 500 años de la Reforma Protestante. 

Para Francisco, el objetivo del "servicio ecuménico" es dar testimonio de la presencia del Dios viviente, porque el principal desafío común en el ecumenismo, en las sociedades secularizadas, es reiterar la centralidad de la cuestión de Dios.

En el diálogo, el Papa recordó la conmemoración de la Reforma el pasado año, un acontecimiento que "reforzó y profundizó en nuestro Señor Jesucristo, la comunión entre los luteranos, los católicos y sus compañeros ecuménicos en todo el mundo".

"Una conmemoración que queda como ‘fecunda oportunidad para el ecumenismo' punto de partida en la búsqueda ecuménica de la unidad plena y visible entre nosotros y triple señal de gratitud, de arrepentimiento y de la esperanza, indispensables para sanar la memoria", destacó.

 

 

"No es un caso que nuestros esfuerzos se estén orientando hacia el estudio de una cuestión ecuménica prioritaria sobre la que estamos intencionados a detenernos en el futuro, es decir, la cuestión de la naturaleza de la Iglesia", agregó.

Según indicó, en el documento "Comunión en crecimiento. Declaración sobre la Iglesia, la eucaristía y el ministerio", producido recientemente por la Comisión de Diálogo Luterana-Católica de Finlandia, están los temas decisivos sobre cómo se deberá proceder al diálogo ecuménico.

El Papa afirmó que la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que coincide con la peregrinación de la delegación finlandesa, recuerda la situación de grave necesidad en la que viven tantas personas en el mundo e insta a entrar en campo por ellos, "unidos por un mismo compromiso ecuménico".