• Director: José Manuel Vidal
Otras Confesiones
Violencia en Sudán del Sur Agencias
Rezad para que Dios nos libre de esta guerra maligna y nos traiga la paz, y que quite el sufrimiento del pueblo sursudanés

(Cameron Doody).- Los anglicanos se suman a la convocatoria del Papa a una Jornada especial de ayuno y oración por la paz el próximo 23 de febrero. El primado en funciones de la Iglesia anglicana en Sudán del Sur, el secretario general de la Comunión Anglicana y el subdirector del Centro Anglicano en Roma son algunas de las autoridades que se han hecho eco de esta llamada del pontífice.

Hablando con el portal Anglican News, el arzobispo sursudanés Peter Munde Yacoub recordó que "la oración es muy importante porque es nuestra arma como cristianos", sobre todo en un momento como el actual, cuando los líderes de Sudán del Sur se encuentran en Adís Abeba para unos diálogos por la paz en el país africano.

"Nosotros, los sursudaneses, estamos hartos de la guerra y ya no hay nadie al que le interesa seguir", dijo el prelado. "Rezad para que Dios nos libre de esta guerra maligna y nos traiga la paz, y que quite el sufrimiento del pueblo sursudanés".

Por su parte, el presidente del Consejo Consultivo Anglicano y primado de Hong Kong, el arzobispo Paul Kwong, indicó que acogió "sin reservas" la llamada del Papa, y que le agradece a Francisco el hecho de que haya abierto la Jornada especial tanto a no católicos como a no cristianos.

"Todos sabemos que la continuación de la violencia y los conflictos en muchas partes del mundo es tan severa que ningún grupo de gente es capaz de abordarla solo", dijo Kwong, añadiendo que los creyentes están llamados a "dialogar y comprometerse" con otras comunidades religiosas o no de modo que se enfrenten juntos a los problemas del mundo.

El secretario general de la Comunión Anglicana, Josiah Idowu-Fearon, elogió al Papa por su reconocimiento del hecho de que "los conflictos siguen asolando las vidas de millones de personas", y por su apoyo "de nuestros hermanos y hermanas" en zonas de guerra. El obispo nigeriano también instó a todos los anglicanos del mundo a unirse al Papa en su ayuno y oración el próximo 23 de febrero. Una invitación secundada por el subdirector del Centro Anglicano en Roma, Justin Lewis-Anthony, quien añadió que "es solo cuando hombres y mujeres de buena voluntad se juntan -tengan fe o no- que la promesa de justicia y paz inherente al Evangelio cristiano se manifiesta".