• Director: José Manuel Vidal
Otras Confesiones
Mes de Ramadán
El 13% de las comunidades islámicas carece de mezquita u oratorio, el 95% de los alumnos carece de clases de Religión

(J. Bastante/Servimedia).- Son dos millones en España. De ellos, casi la mitad (unos 834.000) son españoles. Unos datos que habrían de eliminar toda suerte de prejuicios que, en pleno siglo XXI, siguen vinculando a los musulmanes con la violencia, la inmigración o los guettos. Hoy comienzan el mes sagrado de Ramadán. También aquí.

Según los datos del ‘Estudio demográfico de la población musulmana', publicado recientemente por la Unión de Comunidades Islámicas de España (Ucide) y el Observatorio Andalusí en el Estudio Demográfico de la Población Musulmana, los españoles musulmanes suman el 43% de los 1,95 millones de fieles islámicos que residen en España.

Unas cifras de las que se desprende que se ha incrementado el número de hijos, nietos y bisnietos de musulmanes, ya nacidos en España, que han pasado de suponer el 53,6 % en 2016 a representar el 64,7 % del total de musulmanes españoles en 2017, pasando de 430.990 a 540.326 en el último año.

La población musulmana aumentó durante 2017 en 40.000 personas, lo que supone un 1,4 % más, pasando de los 1,91 millones registrados en 2016 a los 1,95 millones en 2017. Por ello, los musulmanes representan aproximadamente el 4 % de la población total de habitantes en España.

 

 

Durante 2017, también creció el número de nacionalizados hasta los 309.708 y el de los que han abrazado el islam, que son 24.440 del total, 816 más que en 2016. Además, entre los fallecidos y los emigrados, destaca el informe, la población musulmana en España perdió el pasado año un total de 112.771 personas.

Aunque, por su origen nacional, los dos grandes bloques de población musulmana lo constituyen los españoles y los marroquíes (38% marroquíes y 19% de otra nacionalidad del 57 % de musulmanes extranjeros), en algunos municipios como Barcelona, Badalona, Valencia y Logroño son superados por pakistaníes; en Salou (Tarragona), Gissona (Lérida), La Coruña y Vigo por los senegaleses; o por los argelinos en Alicante, Ejea de los Caballeros (Zaragoza) y Lalín (Pontevedra).

Según el citado informe, por su implantación geográfica, el asentamiento de los conciudadanos musulmanes es mayor en la mitad sureste del país destacando en número las autonomías de Andalucía, Cataluña, Madrid y Valencia, seguidas de Murcia, y en porcentaje las de Ceuta y Melilla; teniendo menor presencia en el cuadrante noroeste peninsular. Por provincia destacarían Barcelona y Madrid, seguidas de Murcia, y en porcentaje Ceuta y Melilla.

El estudio, en sus conclusiones plantea alguna de las reivindicaciones más repetidas por la comunidad musulmana en España, como que «el 95% del alumnado musulmán carece de clases de religión»; que «el 95% del profesorado de religión islámica se encuentra desempleado»; que «el 13% de las comunidades islámicas carece de mezquita u oratorio» y que «el 95% de las comunidades islámicas carece de cementerio o ‘almacbara'».

El informe también refleja que el 81% de las comunidades religiosas islámicas están vinculadas a la Comisión Islámica de España, «mientras un 19% sigue sin incorporarse».