• Director: José Manuel Vidal
Solidaridad
El Padre Ángel, con un niño haitiano
Hay un ángel en la tierra que el hambre la espanta, un ángel de la guarda, que multiplica el pan, los peces y hasta las mantas

(José M. Vidal).- La Iglesia jerárquica española tiene tan mala imagen que, cuando sale en público o en los medios, es para criticarla o reírse de ella. Sólo se salvan algunos de sus miembros: los iconos de la solidaridad, como el Padre Ángel, al que una charanga de Cádiz acaba de componer una bella canción.

En la letra de la canción, titulada 'Hay en la tiera un ángel', cantan al fundador de Mensajeros de la Paz, para el que no existen "razas ni fronteras", con su iglesia de San Antón siempre abierta, "casa del hombre y casa de Dios".

Dicen los músicos de Cádiz que el Padre Ángel "espanta el hambre" y multiplica "el pan, los peces y hasta las mantas". Además, "bautiza a los hijos entre homosexuales, que pa un padre sus hijos son todos iguales". En definitiva, "un cura que hace milagros".

Texto de la canción

Hay en la tierra un ángel,

que no entiende ni de razas ni fronteras,

que se ha tomao en serio a su Dios y su palabra,

un ángel que por no tener no tiene ni unas alas,

y como es padre, pal padre Ángel

darle cobijo a sus hijos nunca es tarde,

igual que un padre no le cerraría a un hijo la puerta

la de su iglesia siempre está abierta,

mientras sus jefes y los cardenales viven por las nubes

él va en una moto, no en un bmw,

y convirtió su iglesia, la de San Antón,

en la casa del hombre y la casa de Dios.

 

Hay un ángel en la tierra que el hambre la espanta,

un ángel de la guarda,

que multiplica el pan, los peces y hasta las mantas,

bautiza a los hijos entre homosexuales

que pa un padre sus hijos son todos iguales...

el que besa a las personas

más que a la corona, los clavos y la cruz,

has convertido en virtud

tu leal desobediencia y a otros curas como tú

has dejao en evidencia,

no me extraña que al obispo se le agote la paciencia,

se le caiga la sotana y la cara de vergüenza,

fuera del confesionario

sin estola y sin rosario,

hay un cura que es un ángel

un ángel que hace milagros, un ángel que hace milagros.