• Director: José Manuel Vidal
Solidaridad
El sufrimiento en la guerra de Siria Misiones Salesianas
Ésta es la cuarta semana del cierre de las instalaciones salesianas. Los muchachos se han encerrado en sus hogares, las escuelas se encuentran cerradas y la vida en la capital se encuentra casi paralizada

(Misiones Salesianas).- El Centro Juvenil de los Salesianos en Damasco ha entrado en su cuarta semana de cierre forzado por los bombardeos que tienen cercada la zona de Guta oriental. Es una situación totalmente extraordinaria, ya que nunca había estado cerrado durante tanto tiempo en los siete años que se han cumplido de guerra. Sin embargo, ha sido una decisión obligada al tratarse de un lugar dedicado a educar a los jóvenes y pensando en su seguridad.

Son muchos los sirios que han huido en estos siete años de guerra y ésta es la verdadera hemorragia que vive la población. Decenas de miles de muertos, muchos de ellos niños, millones de desplazados y refugiados... El director de la obra salesiana en la capital de Siria, el padre Mounir Hanachi, comparte una nueva carta en la que sigue pidiendo rezar por el país, cuna del cristianismo, y por sus habitantes:

Queridos hermanos y hermanas, les escribo desde Siria. Soy el padre Mounir Hanachi, director de la Comunidad Salesiana en Damasco. Les escribo en estos días llenos de muerte y sufrimiento para el pueblo sirio en medio de la guerra. Estamos a punto de comenzar el octavo año de este feroz conflicto que ha causado tantas muertes y personas desplazadas dentro y fuera de Siria.

La muerte continúa en Damasco en estas semanas después del fuerte asalto del ejército nacional sirio para liberar la zona oriental de Guta, habitada por rebeldes durante más de cinco años. La capital ha sufrido mucho en estos años por los morteros y los misiles que llegaron a las escuelas y a las casas causando la muerte de niños y civiles inocentes.

Los Salesianos hemos sufrido mucho por esta situación y nos hemos visto obligados a cerrar las puertas de nuestro Oratorio y del Centro Juvenil en varias ocasiones. A nuestras obras vienen alrededor de 1.200 menores y jóvenes que intentan llegar a nuestros ambientes en busca de un lugar de serenidad y de paz.

Sin embargo, en las últimas semanas la situación de la guerra en Guta oriental ha aumentado y con gran intensidad. Ésta es la cuarta semana del cierre de las instalaciones salesianas. Los muchachos se han encerrado en sus hogares, las escuelas se encuentran cerradas y la vida en la capital se encuentra casi paralizada.

Los invito a todos ustedes, queridos hermanos y hermanas, a orar por Siria, cuna del cristianismo, y en estos días recordemos a Damasco. Que el Señor nos procure su paz, por intercesión de María Santísima Auxiliadora, nos proteja y proteja a los hijos de Siria bajo su manto.

A pesar del doloroso mensaje del padre Mounir, los Salesianos de Damasco subieron hace unos días a Facebook una foto de uno de los autobuses del centro que recogen a los chicos en diversas rutas por la capital y que por seguridad también han parado su actividad con un esperanzador mensaje: "Algún día volveremos, muy pronto y mientras tanto, en la Iglesia, unidos en la oración por la paz en nuestro país y en nuestra ciudad, Damasco".