• Director: José Manuel Vidal
Solidaridad
El próximo 24 de mayo, gracias a Ayuda a la Iglesia Necesitada
El obispo de la diócesis de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde, presidirá esta celebración, y al final de la misma los asistentes podrán departir un rato con el P. Naim y los representantes de Ayuda a la Iglesia Necesitada

(Txenti García).- La Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada trae a Vitoria-Gasteiz a un sacerdote que es víctima y testigo directo de la persecución religiosa en su país, Irak. Bajo la denominación "Noche de los Testigos", la Catedral Nueva acogerá la oración, la reflexión y el testimonio del P. Naim Shosandy, a partir de las 20:00 el próximo jueves 24 de mayo.

El P. Naim Shoshandy es un sacerdote sirio católico de Irak. Nació hace 34 años en Qaraqosh, a 32 kilómetros de Mosul, en la región conocida como Llanura de Nínive, en el norte de Irak. Es el menor de cinco hermanos. Su familia ha vivido la violencia de Daesh (Estado Islámico) y el yihadismo: concretamente su hermano, Raid, fue asesinado en Mosul cuando tenía 26 años, por ser cristiano.

El 6 de agosto de 2014, toda su familia, y él mismo, tuvieron que huir de Qaraqosh ante el avance del Daesh y la amenaza de muerte contra los cristianos. Él y sus feligreses huyeron a Erbil, capital de la vecina región del Kurdistán iraquí. Han vivido como desplazados en varios campos de acogida en Ankawa, barrio cristiano de Erbil. Allí ha realizado su labor pastoral en la iglesia de Santa Shamony y ha coordinado el programa de ayuda para tratamiento de enfermos de cáncer en la Clínica Santa Shamony.

El P. Naim es graduado en Sociología por la Universidad de Mosul, es también licenciado en Filosofía en el Seminario Siro Católico de Qaraqosh y licenciado en Teología por la Universidad del Espíritu Santo de Kaslik, Líbano. Ordenado sacerdote en el 2013, ha servido como vicario parroquial en la parroquia de San Jorge de Bartella (Llanura de Nínive) y en la Catedral de la Inmaculada Concepción de Qaraqosh. Actualmente se encuentra en España realizando la Licenciatura en Sagrada Teología del Matrimonio y la Familia del Pontificio Instituto Juan Pablo II de Valencia.

De la mano de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, está ofreciendo el testimonio de su vida, como perseguido y refugiado, por diversas diócesis españolas dentro del proyecto denominado Noche de los Testigos. El jueves 24 estará en Vitoria y al día siguiente estará en Barcelona. El P. Naim concluye su testimonio rezando el Padre Nuestro en la lengua en la que fue pronunciado por primera vez en labios de Jesús de Nazaret, el arameo.

En la celebración que se llevará a cabo en la Catedral de María Inmaculada estará presente también un símbolo de la persecución, la Cruz de Mosul. La Cruz de Mosul, proviene de la iglesia de San Simón de Bartella (región de Mosul). Es una de las múltiples iglesias gravemente dañadas por el ISIS: incendiada y profanada. Ahora en reconstrucción. La cruz forma parte de un Vía Crucis y tiene claras marcas de haber sido quemada. Para realzarla se ha ornamentado una Cruz de mayores dimensiones, 3 metros el palo vertical por dos el horizontal, en la que va engarzada la cruz dañada. En los extremos de los travesaños horizontales, figuran las letras Alfa y Omega; en el travesaño vertical, el cordero, símbolo de Cristo, cuya sangre cae sobre la cruz dañada, y la cita del Evangelio según San Mateo que dice: "Ama a tus enemigos y reza por los que te persiguen".

El obispo de la diócesis de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde, presidirá esta celebración, y al final de la misma los asistentes podrán departir un rato con el P. Naim y los representantes de Ayuda a la Iglesia Necesitada, que facilitarán más información a quien lo desee sobre la labor que realiza esta Fundación Pontificia en diversos países del mundo, y de manera particular en aquellos en los que se vive día a día la persecución religiosa.

Non solum sed etiam

No es lo mismo escuchar la historia en boca de terceros que de primera mano. Conscientes de que es casi imposible hacernos la idea de lo que muchas personas viven y han vivido en sus vidas lo más que podemos hacer a veces es escucharles, dejarles que nos cuenten de primera mano su historia.

La historia del Padre Naim, de su familia, de su comunidad cristiana obligados a dejar todas sus posesiones, sabiendo que si llegan a regresar no volverán a estar allí; iniciar un camino sin retorno asegurado, plagado de ampollas, de hambre, de sed, de saberse refugiados y dependientes de la caridad, de la suerte y de la mano de Dios. A muchos guionistas les bastaría con escuchar al P. Naim para tener el guión de su nueva película, pero no es un relato de ficción ni los escenarios fueron de cartón piedra. Es pura vida, la que hoy sufren miles de hermanos nuestros.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí: