• Director: José Manuel Vidal
Solidaridad
Francisco Lorenzo: "La puerta del empleo sigue cerrada para muchos, el mercado no asegura unas condiciones dignas" RD
Tener un empleo no es suficiente para salir de la pobreza", pues se está fomentando "un mercado laboral que genera empleo precario, y una sociedad cada vez más desigual"

(Jesús Bastante).- "Estamos dejando abandonados a mucha gente. Nos van a acusar de pesimistas, de insatisfechos o de manipuladores políticos. Estamos dispuestos a pagar este precio". Francisco Lorenzo, director del Área de Acción Social de Cáritas Española, trazó un crudo diagnóstico ante la tan cacareada 'recuperación económica'. "La desigualdad se está enquistando en nuestra sociedad".

En una rueda de prensa, los responsables de Cáritas denunciaron el "riesgo de invisibilizar a las personas atrapadas en la precariedad", especialmente a los que ya vivían en la exclusión antes de la crisis.

"Existe una realidad de exclusión social de personas y familias que no está respondiendo a los cambios coyunturales, y cuya dificultad se encuentra relacionada con dificultades estructurales de nuestro modelo socioeconómico para avanzar hacia una sociedad más inclusiva y generadora de oportunidades", apunta Cáritas en un documento, donde se destaca cómo después de tres años de recuperación, según los indicadores macroeconómicos, el 70% de los hogares no están percibiendo los efectos de la misma.

 

 

"Esto es especialmente grave en los hogares bajo el umbral de la pobreza -destacó Lorenzo-, donde el 91% no ha sentido una mejora en sus condiciones de vida". Existen hogares especialmente frágiles: más de 600.000 hogares en España continúan sin ingresos.

"Detectamos ciertas debilidades en nuestro proceso de recuperación económica, ya que no se están resolviendo déficits estructurales, como la persistencia de elevados niveles de privación material, de exclusión social y de pobreza relativa, que ya estaban presentes en 2008", añadió Lorenzo. "Falta mucho camino por hacer todavía", diez años después las cosas siguen mal. Para los más pobres, mucho peor.

Así lo subrayó Paco Cristóbal, nuevo director del Área de Comunicación e Incidencia de Cáritas, quien lamentó cómo "tener un empleo no es suficiente para salir de la pobreza", pues se está fomentando "un mercado laboral que genera empleo precario, y una sociedad cada vez más desigual".

"Sufrimos la incoherencia de un sistema que permite que personas que pierden su trabajo tengan en riesgo su expulsión de España. No podemos permitir esta irregularidad e indefensión jurídica", apuntó Cristóbal, quien animó a un cambio de modelo, para evitar la temporalidad, la intermitencia o la precariedad laboral.

Sobre la reciente aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, Lorenzo lamentó que haya "cuestiones que siguen sin estar en estos ni en anteriores presupuestos". Entre ellas, destacó tres: la ausencia de políticas de vivienda, "que no haya políticas de protección pública a la familia, que es la institución que ha hecho que esto no saltara en pedazos"; y, finalmente, la ausencia de políticas de cooperación internacional.

 

 

En este contexto, Cáritas apuesta por otra economía, más solidaria, más colaborativa. Un ejemplo de ello es el Programa de Empleo, que en 2017 logró que 15.000 personas accedieran a un empleo.

Una apuesta que sostiene 57 empresas de economía social y 29 tiendas de comercio justo, que facturaron 39 millones de euros en 2017. 70.851 personas participaron a lo largo de año en estos programas. La mitad de ellos (51%) españolas, dos tercios (64%) mujeres y al menos un tercio (34%) mayores de 45 años.

Una de las beneficiarias de estos proyectos, Ivón Martiza Henao, narró su experiencia en Girona, hasta lograr convertirse en presidenta de la Cooperativa Avancem, centrada en servicios de limpieza doméstica e industrial, cuidado de personas mayores y de niños, y formación en temas del sector.