• Director: José Manuel Vidal
Solidaridad
Los inmigrantes del 'Aquarius' TW
Podemos hablar de que en cada parroquia puede haber una docena de personas implicadas en el acompañamiento del piso, más el técnico de Cáritas y el sacerdote de turno. Cada familia puede tener una media de entre quince y veinte personas pendiente de ella

El delegado de Migraciones del Arzobispado de Valencia, Olbier Hernández, ha explicado que cuentan actualmente con 200 plazas para acoger a los migrantes que se hallan en el buque humanitario Aquarius rumbo a Valencia y que tienen "disponibilidad ilimitada", pues "todos los recursos" de la Iglesia se adaptarían en función de la acogida.

Así lo ha manifestado Hernández en la presentación de la "Memoria Institucional de 2017" de Cáritas Diocensana de Valencia, donde ha declarado que entre estos últimos días y la tarde de este miércoles se acabará de perfilar las 200 plazas disponibles y "organizar los equipos de atención".

Además del proceso de acogida durante los primeros días, se debe precisar el "acompañamiento a medio y a largo plazo", que implica necesidades como clases de castellano, atención médica e incluso "momentos de ocio para los menores".

También ha destacado que el perfil de acogida en Cáritas es habitualmente de "personas mayores o de menores", pues "el criterio de acogida es el de mayor vulnerabilidad".

En la misma línea, ha subrayado la labor de Cáritas, que cuenta con 43 viviendas destinadas a migrantes y a familias vulnerables, algunas ofrecidas por el Arzobispado, pero también "hay cooperativas religiosas que han puesto a disposición viviendas".

Hernández ha remarcado que no se puede precisar todavía el número de pisos disponibles ni de personal involucrado en la acogida, pero ha señalado que cuentan con "trabajadores sociales", técnicos que acompañan a las familias, médicos y traductores.

Ha señalado que normalmente en los casos de acogida participa un equipo que se encarga de la recepción; también se involucra el personal diocesano que acompaña a las personas migrantes y, además, hay que tener en cuenta el equipo local donde se sitúa el piso de acogida.

"Podemos hablar de que en cada parroquia puede haber una docena de personas implicadas en el acompañamiento del piso, más el técnico de Cáritas y el sacerdote de turno. Cada familia puede tener una media de entre quince y veinte personas pendiente de ella", ha expuesto.

Por su parte, el obispo auxiliar de Valencia, Arturo Pablo Ros Murgadas, ha remarcado que todavía están "pendientes de una segunda reunión" y ha subrayado que aún les tienen que indicar la capacidad de acogida.

El obispo auxiliar ha criticado la actuación de Italia frente al buque Aquarius y ha defendido que Europa está "aburguesada" desde hace mucho tiempo.

"No hemos estado al margen de la situación de los migrantes", ha afirmado Ros, quien ha añadido que se trata de "una situación dramática e injusta", por lo que se requiere "no solo colaborar, sino hacer lo necesario para que estas personas puedan tener la dignidad que merecen", y ha indicado que "Cáritas va a estar en primera línea y haciendo seguimiento".

(RD/Efe)

El obispo auxiliar de Valencia, Arturo Ros (c)