• Director: José Manuel Vidal
Solidaridad
Presentación de la 71 Semana de Misionología de Burgos RD
Jesús nos manda a comunicar el Evangelio: vayan y anuncien. La técnica, los medios, vienen mucho después. La Iglesia nace de un acto comunicativo, para comunicar

(Jesús Bastante).- "Misión y redes" es el título de la 71 Semana de Misionología que esta tarde ha arrancado en Burgos. Evangelio y comunicación son dos términos entrelazados, no en vano el mensaje de Jesús es una Buena Noticia. Y a ello se dedican los más de 11.000 misioneros españoles repartidos por todo el mundo.

Antes de arrancar las jornadas, el arzobispo de Pamplona-Tudela y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, Francisco Pérez, agradeció a los presentes su asistencia, símbolo de "una comunicación sincera y abierta al mundo". "La sociedad necesita buena información", apuntó el prelado, quien subrayó que "una Iglesia que no es misionera no se da a los demás".

Monseñor Pérez quiso dar las gracias a los misioneros, que "están poniendo en cada lugar esa experiencia que hoy necesita el mundo: la fraternidad y la misericordia", dos de las cuatro columnas de la evangelización, junto con la verdad y la justicia. "Sois la cara gozosa y misericordiosa de la Iglesia".

 

 

Por su parte, Ramón Delgado Lacalle, delegado de Misiones de Burgos, presentó el programa de las jornadas, subrayando que "la misión de la Iglesia es comunicar el Evangelio", más allá de "intereses económico-ideológicos" que pueden encontrarse detrás de algunas empresas comunicativas.

Delgado recordó que la semana se lleva celebrando, de forma ininterrumpida, desde hace 71 años, con "gente de todo el mundo que comparte testimonios y experiencias. Podemos escuchar a gente que está en misión de primera mano".

Finalmente, Lucio Adrián Ruiz, secretario del nuevo dicasterio de Comunicación, insistió en que "el desafío de la Iglesia es comunicar el Evangelio", y agradeció a los organizadores querer abordar "la problemática Iglesia y cultura. Tocar este tema es una genialidad".

"Jesús nos manda a comunicar el Evangelio: vayan y anuncien. La técnica, los medios, vienen mucho después. La Iglesia nace de un acto comunicativo, para comunicar", añadió Lucio Adrián, pidiendo a los presentes "profundizar este aspecto" pues "los medios, la tecnología, son importantes, pero siempre que salgan del corazón".