• Director: José Manuel Vidal
Solidaridad
El obispo de Getafe clausuró la Semana Española de Misionología de Burgos Semana de Misionología
Francisco Cerro: tenemos que estar en la red, porque si no estamos en la red, ahora mismo, es muy difícil esa evangelización, tan necesaria para llegar hasta el último confín de la tierra y anunciar a Jesucristo"

(Luis Miguel Modino, Burgos).- Los nuevos tiempos, los cambios, llegan en la medida en que somos conscientes de la situación en la que vivimos. Desde esa afirmación cobra especial importancia que el Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Española reconozca que en la Iglesia "tenemos miedo a los miedos de comunicación social y a los periodistas, empezando por los obispos", como ha hecho en la Conferencia de Clausura de la 71 Semana Española de Misionología, que desde el pasado día 2 de julio ha reunido a unos 140 participantes en Burgos, y donde se tratado el tema "Misión y Redes".

El obispo de Getafe afirma que la comunicación forma parte de la propia esencia de la Iglesia y que desde esa perspectiva es necesaria audacia para estar presentes como cristianos en estos nuevos areópagos. En ese sentido, a pesar de que las redes en la Iglesia todavía no son usadas tanto como se debería, "un tweet puede ser una homilía, una carta pastoral, que llega a mucha más gente que los que van a la catedral".

A la hora de relacionar misión y comunicación o redes sociales, Monseñor García Beltrán, ha hecho una llamada a los agentes de la misión para darse a conocer, pues según él "hay dos titulares de contenido eclesial que siempre triunfan: la caridad y los misioneros". En ese sentido, no dudaba en reconocer que triunfan los contenidos en que la Iglesia es Iglesia, cuando anuncia y sirve. "La misión es la Iglesia que atrae, que engancha, que gusta", según el Presidente de la Comisión de Medios.

 


Ginés García Beltrán

 

Para hablar de comunicación en la Iglesia el prelado usaba la imagen de una tela de araña, en la que comunicamos todo y a todos, insistiendo en la necesidad de fortalecer la comunicación interna. Desde ahí daba un salto a la comunicación a ese nuevo pueblo creado por las tecnologías donde viven muchos que han conocido a Jesús y también quienes nunca han oído hablar de Él, haciendo esta pregunta: "¿Cómo presentar el cristianismo en estos nuevos medios?", que sin duda suponen un atajo para llegar a mucha gente, lo que aumenta la responsabilidad de quien anuncia, que se ve obligado a adaptar los lenguajes, a inculturar el Evangelio en las redes, a establecer puentes, diálogo, cohabitación, confianza, proximidad.

En realidad estamos ante un nuevo mundo, que también afecta al mundo de la comunicación y de la evangelización, de la misión, como reconocía en su ponencia, Jesús Colina, quien augura cambios radicales en la sociedad en los próximos 20 años y que le llevaban a preguntarse si en ese momento la Iglesia estará viva o será un cementerio. Que sea una u otra cosa depende de la evangelización, que claramente, en opinión del director de Aleteia, va a pasar por las redes. Por eso, afirmaba que "si no hacemos una conversión pastoral seguiremos perdiendo el tren", acrecentando que "ser cristianos hoy es sal y levadura en las redes para que sean lugares de encuentro".

La 71 Semana de Misionología se clausura en un clima de esperanza, pues la reflexión de estos días ha ayudado a entender un poco más sobre las redes, un elemento que se vislumbra como decisivo en el futuro de la misión. Como ha reconocido a Religión Digital Monseñor Francisco Cerro, obispo de Coria-Cáceres y miembro de la Comisión Episcopal de Misiones, "tenemos que estar en la red, porque si no estamos en la red, ahora mismo, es muy difícil esa evangelización, tan necesaria para llegar hasta el último confín de la tierra y anunciar a Jesucristo". El obispo iba más allá al señalar que "no estar en la red es no existir y por eso ésta es la manera de poner todos los medios posibles, como se hizo en otros tiempos, para evangelizar y anunciar la Buena Noticia del Evangelio de Jesús a toda la gente".