• Director: José Manuel Vidal
Solidaridad
Raúl Izquierdo, nuevo coordinador internacional de Fe y Luz
La Asamblea es la máxima y última autoridad del movimiento, y recoge sus experiencias y prioridades, y establece las líneas generales de su orientación estratégica para los siguientes 5 años

(Fe y Luz).- El salamantino Raúl Izquierdo ha sido elegido para el servicio de Coordinación Internacional de Fe y Luz en las elecciones del movimiento ocurridas el 10 de Julio.

La elección se ha desarrollado en la Asamblea General enmarcada en el Encuentro Internacional de Fe y Luz que se está llevando a cabo desde el pasado 6 de Julio hasta el sábado 14 de julio en Fatqa, Líbano.

Bajo la imagen de "Jesús Servidor", las votaciones para formar el Consejo de Dirección se iniciaron el martes a las 10:00 de la mañana con la elección de la presidenta, Hoda el Turk (Jordania) y el vicepresidente Judex (Islas Mauricio). Después del almuerzo y de 3 vueltas en el proceso de votación para el servicio de coordinador internacional, finalmente salió elegido Raúl. Se continuó con la elección de María Teresa (Brasil) como coordinadora internacional adjunta, Gerard (Francia) que continúa su labor como tesorero, y Alice (Portugal) y Josephine (Chipre) como personal cualificado.

Raúl Izquierdo, natural de Valladolid pero residente en Salamanca, fue uno de los encargados de iniciar el movimiento en la capital charra hace 22 años. En 1999 aceptó el servicio como responsable de Fe y Luz España (antes de la organización en 2 las provincias actuales) que asumió durante 9 años hasta el 2008. Hasta este encuentro, Raúl acompañaba las provincias "Iberatlantica" (España Oeste y Gibraltar), "Terra et Mare" (España Este), "Luzitana" (Portugal) y "Corazón de Europa" (Alemania, Austria, Luxemburgo, Países Bajos) como Vicecoordinador Internacional, responsabilidad que ocupaba desde 2011. Raúl es miembro de la comunidad Abba, alojada en la Parroquia La Purísima, en Salamanca.

Después de dos años de discernimiento, Raúl ha aceptado el servicio que se le ha pedido en la Asamblea "con todo el miedo y las limitaciones que uno siente en estos casos, pero también, confiando mucho en el Espíritu Santo y en la ayuda de los demás", y espera que tras el encuentro "la misión de Fe y Luz, que fundamentalmente es ayudar a que las personas con discapacidad sean vistas y descubiertas como un regalo de Dios y no como un problema, en todas las culturas y en todas las religiones, sea reforzada por el aliento del Espíritu"

Con el tema "Tras los pasos de Jesús", más de 200 personas participan esta semana en el Encuentro Internacional y en la Asamblea General representando a los miembros del movimiento Fe y Luz de todo el mundo. La Asamblea es la máxima y última autoridad del movimiento, y recoge sus experiencias y prioridades, y establece las líneas generales de su orientación estratégica para los siguientes 5 años, cuando se convoca nuevamente. En la actualidad hay 1450 comunidades de Fe y Luz que se organizan en 53 provincias repartidas por 86 países del mundo.

Texto completo del mensaje enviado por Raúl desde el Encuentro.

Buenos días desde Beirut, en el Líbano.

Nos hemos reunido aquí todas las comunidades de Fe y Luz en Asamblea General Extraordinaria, que tenemos cada 5 años. Representamos a unas 1430 comunidades repartidas por todo el mundo, por más de 90 países. Y entre las cosas que estamos haciendo, una de ellas ha sido la elección de las personas a las que se les han pedido diferentes responsabilidades internacionales. En este caso, a mí se me ha pedido la responsabilidad de la coordinación internacional. He aceptado. Hemos estado dos años de discernimiento con esta situación todas las comunidades del mundo, y la Asamblea me ha pedido a mí este servicio, al que he dicho que sí con todo el miedo y las limitaciones que uno siente en estos casos, pero también, confiando mucho en el Espíritu Santo y en la ayuda de los demás, porque esto es una responsabilidad para el servicio a los demás.

Ojalá que después de esta Asamblea realmente la misión de Fe y Luz, que fundamentalmente es ayudar a que las personas con discapacidad sean vistas y descubiertas como un regalo de Dios y no como un problema, en todas las culturas y en todas las religiones, ojalá esta misión sea reforzada por el aliento del espíritu en estos días que estamos recibiendo.

Un fuerte abrazo.