Religión Digital

La Ruta de los Profetas, con Ánfora Viajes

Viajes Ánfora organiza un viaje siguiendo las sendas del Antiguo Testamento

clipping

La Ruta de los Profetas

Del 1 al 9 de septiembre, desde 1.545 euros, todo incluido

Redacción, 30 de junio de 2015 a las 08:45
Dios no nos lleva en vano a Tierra Santa. Si vivimos la peregrinación desde la fe, algo especial e importante nos dirá, pero no olvidemos las palabras del salmista: Si hoy escucháis su voz, no endurezcáis vuestro corazón (Sal 94)
La Ruta de los Profetas, con Ánfora Viajes/>

La Ruta de los Profetas, con Ánfora Viajes

Ruta de los Profetas/>

Ruta de los Profetas

Logo de Viajes Ánfora/>

Logo de Viajes Ánfora

Viajes Ánfora nos lleva a Jordania/>

Viajes Ánfora nos lleva a Jordania

Jorge Molina, responsable de viajes Ánfora/>

Jorge Molina, responsable de viajes Ánfora

  • La Ruta de los Profetas, con Ánfora Viajes
  • Ruta de los Profetas
  • Logo de Viajes Ánfora
  • Viajes Ánfora nos lleva a Jordania
  • Jorge Molina, responsable de viajes Ánfora

Todo empezó con la Tierra de Canaán, la tierra rojo púrpura, prometida a Abrahán y su descendencia. Abrahán, de la estirpe de Sem, hijo de Noé, dejó Ur de los caldeos por esta vocación y esta promesa, y después fue llamado por Dios Abrahán, es decir, en hebreo "padre de una multitud". Tras un largo viaje, se estableció en esta tierra, que en general coincide con Palestina, o sea, con la región histórica del Asia mediterránea que se asoma al Mediterráneo y se extiende entre el Líbano, el desierto de Siria y el Mar Muerto.

Anfora Viajes te invita a un viaje inusual, a seguir "la Ruta de los Profetas". Del 1 al 9 de septiembre, por Israel y Jordania, en Hoteles de 4 estrellas, todo incluido, pensión completa, entradas y guías, desde 1.545 euros. Jerusalén, Hebrón, Nazaret, Petra, Jerasa, Madaba, Belén, Jericó, Siquel, Betel, Hazor. Siguiendo los pasos de Abraham, Isaac, Jacob, Ezequiel, Isaías, Jeremías o Daniel, hasta encontrarnos con los lugares que habitaron Jesús y sus apóstoles.

En esta tierra, que fuera el reino de David y al nacer Cristo era el reino de Herodes el Grande y protectorado romano, nació Jesús, en Belén, que significa "casa del pan", no lejos de la capital, Jerusalén.

En Jerusalén, murió y resucitó Jesús, después de recorrer durante su vida proclamando el evangelio por los campos, ciudades y aldeas de Galilea y Judea, viviendo la mayor parte del tiempo en Galilea, en las costas que rodean el lago de Genesaret y en la cercana Nazaret, donde pasó los treinta primeros años de su vida.

Tierra Santa sigue siendo todavía meta de peregrinación del pueblo cristiano, como gesto de oración y penitencia. Cuanto más dirigimos la mirada y el corazón a la Jerusalén terrenal, más se inflama en nosotros tanto el deseo de la Jerusalén celestial, verdadera meta de toda peregrinación, como pasión de que el nombre de Jesús, el único que puede salvar, sea reconocido por todos(Hch 4,12).

Dios no nos lleva en vano a Tierra Santa. Si vivimos la peregrinación desde la fe, algo especial e importante nos dirá, pero no olvidemos las palabras del salmista: Si hoy escucháis su voz, no endurezcáis vuestro corazón (Sal 94)


Para información e inscripciones, pincha aquí:



Viajes Anfora s.l.,

C/ Astronomía 1-3, local 62. 41015 Sevilla.
Teléfono: 954 63 08 63
E-mail: info@viajesanfora.com

 



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000