LoginLogin ClippingClipping SeguidoresSeguidores SeguidosSeguidos DesconectarDesconectar
Religión Digital

El papa Benedicto XVI durante el Angelus.

EP

El Papa recuncia al Ponficado el 28 de febrero de 2013, "por falta de fuerzas"

clipping

Benedicto XVI: "Después de haber examinado ante Dios mi conciencia..."

Es la primera vez en la historia que un Sumo Pontífice anuncia su abandono de la sede de Pedro

Jesús Bastante, 11 de febrero de 2013 a las 12:00

Necesitas el plugin de flash para visualizar este contenido

Instala Adobe Flash player

El Pontífice ha hecho pública su decisión hoy mismo, alegando falta de fuerzas
Twitter oficial de Benedicto XVI/>

Twitter oficial de Benedicto XVI

Benedicto en la escalinata de la catedral/>

Benedicto en la escalinata de la catedral

  • Twitter oficial de Benedicto XVI
  • Benedicto en la escalinata de la catedral

Cayó la bomba. Benedicto XVI ha anunciado personalmente su decisión de abandonar el pontificado "por falta de fuerzas" durante un acto de canonización de los mártires de Otranto, según informa la agencia italiana ANSA.

El Pontífice ha hecho pública su decisión este mismo 11 de febrero de 2013, alegando falta de fuerzas. La medida se hará efectiva el próximo 28 de febrero, según la agencia, que ha traducido las palabras del Papa en latín.

Lo ha anunciado el propio Papa, en latín y durante una canonización.

EL MENSAJE DEL PAPA

Estas han sido las palabras del Papa sobre su renuncia:

«Queridísimos hermanos. Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia.

Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando.

Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado.

Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos.

Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice. Por lo que a mi respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria. Vaticano, 10 de febrero 2013».

SE INICIA UN PERÍOCO DE SEDE VACANTE

A partir del día 28 comenzará "un periodo de 'sede vacante'", ha detallado por su parte el padre Federico Lombardi, en un anuncio 'casi' sin precedentes en la historia de la Iglesia Católica.

Joseph Ratzinger tiene toda una retahíla de achaques: en 1991 sufrió un ictus y con anterioridad ya padeció complicaciones cardiovasculares. Además, tiene problemas de hipertensión y, de hecho, muchos consideran que fue ésa la causa del posible desmayo que sufrió en 2009 durante unas vacaciones en las montañas del Valle de Aosta y que hizo que se rompiera la muñeca derecha. De hecho, Ratzinger sigue una dieta rigurosa y los médicos le han prohibido poner el pie por encima de los 2.000 metros de altitud. Es por ello por lo que los dos últimos años ha renunciado a pasar los veranos en la montaña para quedarse en Castel Gandolfo.

Además de los problemas de corazón, apenas ve por el ojo derecho, sufre un 50% de artrosis en la cadera derecha, padece hipertensión, se cansa cada vez más... Desde hace tiempo camina con bastón y utiliza una plataforma con ruedas empujada por empleados del Vaticano para deplazarse por la Basílica de San Pedro. En los ultimos meses, siempre por motivos de salud, ha disminuido sus compromisos públicos, sus viajes y las audiencias.

"Cuando un Papa alcanza la clara conciencia de que ya no es física, mental y espiritualmente capaz de llevar a cabo su encargo, entonces tiene en algunas circunstancias el derecho, y hasta el deber, de dimitir", aseguró el propio Benedicto XVI en 2010 al periodista alemán Peter Seewald en la larga entrevista publicada en forma de libro bajo el título 'La Luz del Mundo'. Y ese día ya ha llegado.

 

 



facebook

Periodista Digital, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Copyleft 2000