LoginLogin ClippingClipping SeguidoresSeguidores SeguidosSeguidos DesconectarDesconectar
Religión Digital

Lo confirma Leonardo Boff

clipping

Fallece Clelia Luro, viuda de Jerónimo Podestá

Ambos defendieron la posibilidad de sacerdotes casados

Jesús Bastante, 05 de noviembre de 2013 a las 09:44

La viuda de Jerónimo Podestá

La viuda de Jerónimo Podestá

Necesitas el plugin de flash para visualizar este contenido

Instala Adobe Flash player

Jerónimo era un líder en el país, era el obispo de los obreros, cualquier problema, huelgas, paros, él estaba con ellos
Clelia y Jerónimo Podestá/>

Clelia y Jerónimo Podestá

Clelia luro y Jeronimo Podestá/>

Clelia luro y Jeronimo Podestá

Jerónimo Podestá y Clelia Luro/>

Jerónimo Podestá y Clelia Luro

  • Clelia y Jerónimo Podestá
  • Clelia luro y Jeronimo Podestá
  • Jerónimo Podestá y Clelia Luro

Clelia Luro, viuda del ex obispo de Avellaneda, Jerónimo Podestá una figura central del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, que permanecía internada en el sanatorio Güemes de esta capital falleció anoche, según confirmó en su cuenta de la red social Twitter el teólogo Leonardo Boff.

Luro nació en una familia acomodada, en el barrio porteño de la Recoleta, y estudió en el Colegio del Sagrado Corazón. Desde muy joven tuvo una profunda vocación religiosa y quiso ser monja, pero también tenía "una visión muy fuerte del Evangelio, del mensaje de Jesús, que no compaginaba en mí con la institución Iglesia", confesó hace algunos años en un reportaje.

Vivió diez años en un ingenio azucarero de los Patrón Costas y en ese lugar, con la presencia de una realidad brutal, alcanzó un grado de conciencia distinto:" Me había concientizado allí", aseguró.

"De Santa Fe y Callao, de pronto me casé y me fui a vivir al ingenio en Salta y empecé a vivir la realidad de los indígenas, la realidad del país. Era de una familia de clase media alta y no había tenido la oportunidad de vivir el drama de la gente. Había tomado cursos de medicina preventiva en la Cruz Roja, entonces agarraba el caballo y me iba a los huetes, las chozas de la zafra en Orán, a enseñar a alimentar a los niños, colaboraba con el médico del ingenio, hacía prevención, porque los chicos allí morían como moscas", relató.

En 1966 nuevamente en Buenos Aires, cuando ya era una mujer separada con seis hijos, conoció a Jerónimo Podesta que era obispo de Avellaneda, con quien después compartió su vida -el amor y la militancia- y la presidencia de la Federación Latinoamericana de Sacerdotes Casados hasta la muerte de Podestá a los 79 años, el 23 de junio del 2000.

Recordando ese momento dijo: "Jerónimo era un líder en el país, era el obispo de los obreros, cualquier problema, huelgas, paros, él estaba con ellos".

(RD/Agencias)

 



facebook

Periodista Digital, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Copyleft 2000